jueves, 21 de julio de 2016

LA NIÑA Y SU DOBLE

                          La niña y su doble de Alejandro Parisi

Siento debilidad por los libros que tocan el tema del holocausto judío y la II Guerra Mundial, y cuando una de esas historias está protagonizada por un niño, la cruda realidad que azotó nuestro continente no muchos años atrás, me conmueve sobremanera. Y si esa historia está basada en el testimonio real de una niña que padeció todos esos horrores, entonces mi sensibilidad está ya a flor de piel desde que leo la primeras palabras…

En esta ocasión, la protagonista indiscutible de la historia de hoy es la pequeña Nusia Stier de Gotlib. En el año 1939, Nusia tiene 11 años y vive felizmente en Lwow con sus padres, su hermana y su abuela. Toda la familia disfruta de una posición acomodada, ya que los padres de Nusia dirigen con éxito un próspero taller de costura. Pero la felicidad de los Stier se verá pronto empañada por los acontecimientos históricos que están a punto de suceder y que, por ser judíos, por ser burgueses y por vivir en Lwow, lo tendrán realmente complicado.

Situemos antes de nada Lwow en el mapa, para entender un poquito mejor cómo le afectó la guerra por su complicada situación geográfica y por su también complicada historia. Lwow en el año 1939 pertenece a Polonia, a la región de Galitzia, sin embargo, está muy cerquita de Ucrania, y en los primeros años del siglo XX fue ocupada por los rusos y, tal y como creo haber entendido en la novela, la breve República Ucraniana, también gobernó la ciudad durante un corto período de tiempo. Es por ello que, los polacos que ya tienen unos años, temen la invasión rusa que ya padecieron en sus propias carnes en el primer cuarto de siglo.

Los Stier tienen todas las papeletas para ser objetivo clave de cualquiera de las fuerzas invasoras que en aquellos tiempos estaban sacudiendo Europa. Por el oeste, la llegada de los alemanes obsesionados con aniquilar a todos los judíos del mundo; por el este se acercan los rusos, obsesionados con acabar con toda la burguesía y con cualquier símbolo de capitalismo.

Pero el padre de Nusia es lo bastante inteligente para sobrellevar la situación durante un cierto tiempo, sin embargo, todos son conscientes de que esa tranquilidad es en realidad un puro espejismo, esa tranquilidad pende de un hilo que puede fragmentarse en cualquier momento.

Por eso, cuando la cosa se pone verdaderamente fea con la llegada del ejército alemán, el padre de Nusia, le consigue a su niña una nueva identidad : a partir de ese momento, Nusia tendrá que olvidarse para siempre de Nusia, de su familia, de su religión, de su lengua… Ahora Nusia es Slawka, es ucraniana, habla ucraniano y profesa la religión católica… Solo así, concienciándose de esta nueva identidad, creyéndose su nuevo papel, actuando como una auténtica ucraniana católica, solo así, Nusia podrá lograr sobrevivir… Y ese es su único objetivo, así se lo prometió a su padre : haría todo lo posible para salvarse.



Da igual el número de novelas que haya leído sobre el tema, la carne se me sigue poniendo de gallina cada vez que me sumerjo en una historia de estas características. Duele en el alma ver las atrocidades cometidas, leer sobre el terror y el miedo con el que se vivía, sobre el hambre, la suciedad, las enfermedades, los guettos, la muerte…Las durísimas condiciones de vida a las que tuvieron que enfrentarse millones de seres humanos. Pero aunque es realmente horrible lo mucho que se sufre, a una le encanta tener entre las manos la historia de una auténtica superviviente, una niña, una auténtica heroína que hizo cosas inimaginables para salvarse, que recorrió media Europa y se metió en la mismísima boca del lobo una y otra vez, pero que también ayudó a los suyos en todo momento, llegando incluso a jugarse la vida por ayudar a otros que la necesitaban.

Si leemos la contraportada del libro, ya sabemos de las conversaciones entre Nusia y el autor, por eso es una novela impregnada de luz, porque sabemos que Nusia sí que sobrevivió, que Nusia venció y que todavía está aquí para contar su dura historia.

Me ha encantado conocer a Nusia : su inteligencia, su astucia, su bondad, su coraje, su fuerza, su facilidad para adaptarse a los cambios, su facilidad de improvisación, de creerse sus propias mentiras, de aprender idiomas, oraciones… Y por encima de todo su amor por los suyos, que será su principal aliado a la hora de luchar contra todas las adversidades que se cruzarán en su camino.

Muy interesante también ha sido para mí vivir la guerra desde el punto de vista de alguien de la ciudad de Lwow, ya que no solo seremos testigos de la invasión nazi, sino de cómo los rusos estaban intentando también hacerse con los países del este de Europa por lo que veremos también la brutalidad con la que su ejército se comportaba. Curioso ver cómo los judíos huyen de los nazis, los rusos de los alemanes, los ucranianos de los rusos… Y en el medio de todos ellos la pequeña Nusia, con su controvertida doble personalidad que le salvará la vida. Una perspectiva de la guerra desde una ciudad geográficamente “complicada” que acercará al lector a una zona sobre la que, en mi caso, nunca había leído nada, por lo que he aprendido un poquito más de historia sobre este tema y eso siempre me agrada.

El autor por su parte, ha sabido impregnar de emoción cada página de esta novela. Increíble la manera en la que refleja las dos personalidades de Nusia : cómo actúa por fuera, cómo piensa y siente por dentro. Con un estilo sencillo y cuidado, y una prosa delicada y envolvente, uno se sumerge en la historia de principio a fin. El ritmo y el interés no decaen en ningún momento, y siendo como es además una novela bastante cortita, se lee en lo que dura un suspiro, y por mucho que sepamos lo que ha ocurrido históricamente y que Nusia sobrevive, uno está con el alma en un puño hasta el final para ver cómo acaba la historia.

No os podéis perder el impactante, conmovedor y emotivo testimonio de Nusia : vuestra lectura rendirá homenaje a todos los que murieron, pero también a los afortunados y valientes que sobrevivieron. Como digo siempre que leo sobre el tema del holocausto, es importante saber lo que pasó, conocer lo que aquí se vivió, para que la historia nunca más se repita.


domingo, 17 de julio de 2016

EN AGUAS TRANQUILAS

                          En aguas tranquilas de Viveca Sten

La idílica isla de Sandhamn, situada frente a la costa de Estocolmo, es, desde hace varios años, el lugar elegido por muchos veraneantes suecos para pasar sus vacaciones estivales.

Sin embargo, la paz y la tranquilidad que se respiran en la bonita isla, este año van a verse perturbadas por la aparición de un cadáver en una de sus playas. La víctima, Kister Bergmann, era un hombre bastante solitario y que tras la reciente muerte de su madre, se había vuelto bastante depresivo. Por lo tanto, en un primer momento, la policía asocia su muerte con un accidente por ahogamiento, o incluso un suicidio, ya que nada parece indicar que alguien hubiera acabado con la vida de este triste hombre intencionadamente.

Sin embargo, poco tiempo después, aparece un nuevo cadáver, y en esta ocasión, la víctima sí que presenta signos de violencia que evidencian que se trata de un crimen. La relación existente entre ambas víctimas, no hace más que constatar que los dos han sido sin ninguna duda asesinados.
Habitantes de la isla, veraneantes, turistas, políticos, prensa… todos se muestran verdaderamente inquietos por los asesinatos, y presionan a la policía para que encuentre al culpable lo más pronto posible.

El encargado de la investigación y protagonista de nuestra novela, es el inspector de policía Thomas Andreasson : guapo, inteligente, vocacional y muy ligado a la isla, ya que es el lugar en el que solía veranear desde que era un niño, por lo que conoce a muchos de sus habitantes además de conocer a la perfección el terreno en el que se realizará la investigación. En Sandhamn, veranea también Nora Linde, coprotagonista de esta historia y amiga íntima de Thomas desde que ambos eran unos críos. Nora está pasando en la casa que tiene en la isla sus vacaciones acompañada de su familia: su marido y sus dos niños pequeños. Nora es abogada y es además muy inteligente y perspicaz, por lo que sus análisis e hipótesis sobre el caso, serán de gran ayuda para Thomas a la hora de llevar a cabo la investigación.

¿Qué oscuros motivos pueden haber conducido a alguien a perpetrar tan brutales asesinatos?¿Conseguirán Nora y Thomas aclarar el misterio, encontrar al asesino y detener la ola de crímenes que está azotando su querida isla?


Tengo debilidad por la novela de intriga nórdica, autor nuevo que sale, autor que tengo que leer, y la verdad es que no suelen defraudarme. Viveca Sten viene además precedida de muy buenas críticas, tanto en su país de origen como en los lugares en los que se han traducido sus novelas, y por si esto fuera poco, la serie de los crímenes de Sandhamn ( sí, es una nueva saga, cosa que me agrada), ha sido llevada ya a la televisión sueca.

Han sido muchos los aspectos positivos que me he encontrado en esta novela y que han hecho que me resultara de lo más entretenida, y por lo tanto de lo más recomendable.

En primer lugar, voy a destacar la fantástica ambientación y localización de la trama. La isla de Sandhamn no podría haber sido mejor descrita: jamás he estado allí, y sin embargo me siento como si la conociera : no solo la descripción de sus paisajes es magnífica, lo realmente bueno, es que la autora logra trasmitir a la perfección el estilo de vida de la isla, sus costumbres, sus tradiciones, sus gentes, su ambiente, sus colores, sus sabores, sus aromas... Nos sentimos como en casa desde que ponemos los pies en la arena de sus playas por primera vez.

Es imprescindible hablar también de que, además de la investigación criminal, la vida personal de nuestro dúo protagonista será igual de importante y tendrá el mismo peso a lo largo de toda la novela. La autora, nos presenta unos personajes tanto principales como secundarios muy bien perfilados y que se ve que han sido creados a conciencia: están muy bien pensados y trabajados. Son personajes muy reales y que nos resultan muy próximos y cercanos nada más conocerlos.

Es realmente fácil sentir afecto y empatía por Nora y Thomas. Su relación es envidiable y forman un gran equipo. Además, la dificilísima situación personal por la que Thomas acaba de pasar, no hará más que tocarnos la fibra sensible, y la incomprensión, machismo e intransigencia por parte del marido de Nora, en un aspecto determinante para su futuro profesional, también nos hará sentirnos muy cerca de ella.

En cuanto a la trama criminal, sin ser una trama demasiado compleja y que nos vaya a dejar perplejos cada dos por tres por los derroteros por los que nos lleva, sí que puedo decir que es una trama muy bien argumentada y muy bien elaborada: la autora se ve que ha pensado detenidamente en todo de principio a fin, y poco a poco nos va llevando por donde ella quiere, sin grandes sobresaltos ni sorpresas, pero todo muy bien hilvanado y construido.  El supuesto giro final en el que descubrimos al asesino, tengo que reconocer que yo ya me lo esperaba, por lo que no he encontrado en esta ocasión ese factor sorpresa que tanto me gusta cuando el autor consigue engañarme y dejarme boquiabierta con la resolución del caso. No obstante, insisto en que todo está perfectamente entretejido, resulta de lo más verosímil, y lo más importante, uno se engancha con facilidad a la historia desde que empieza con ella.

Con un estilo fresco y ameno, una prosa ágil y diálogos directos de lo más realistas, Viveca Sten ha escrito una novela de lo más entretenida además de muy bien estructurada. Con capítulos cortos que no hacen más que ayudar a que el ritmo no decaiga en ningún momento, el lector se siente la mar de a gusto en estas Aguas tranquilas  del norte de Europa.


No me queda más que animaros a descubrir esta nueva serie policíaca a la que yo ya reconozco que me he enganchado, protagonizada por unos personajes que no podían ser más encantadores, situada por si fuera poco en un idílico enclave que nos envuelve de principio a fin, y que nos proporciona además un retrato preciso y detallado de la sociedad, cultura y paisaje suecos. En aguas tranquilas se convierte también en una fantástica opción para la época estival en la que nos encontramos, ya que los crímenes nórdicos a pie de playa, piscina o de pista de aterrizaje, suelen ser de lo más refrescantes.


domingo, 10 de julio de 2016

LA MANIOBRA DE LA TORTUGA

                            La maniobra de la tortuga de Benito Olmo

Hoy os traigo una novela negra ideal para la época en la que estamos, ya que, tanto por lo entretenida que resulta su trama, como por su peso y sencilla lectura, resulta perfecta para las jornadas de piscina, playa o avión, que muchos disfrutaremos estos días.

El protagonista de la historia es el inspector de policía Manuel Bianquetti, un personaje de lo más peculiar, no sólo por sus casi dos metros de altura, su aspecto de enterrador y su carácter un tanto hosco, sino por el secreto  que esconde, y que es el causante principal de su solitario y taciturno carácter : un incidente ocurrido en Madrid en el pasado, manchó su intachable expediente como policía en la capital, y obligó a sus superiores a destinarlo a la tranquila y apacible ciudad de Cádiz, en la que esperan que no cause más problemas de los que ya ha ocasionado.

Aquí en Cádiz, Manuel parece haber perdido por competo la ilusión por su profesión, pasa absolutamente de todo, y va a lo suyo, sin involucrarse para nada en el trabajo de la comisaría en la que se encuentra. Sin embargo, cuando en la ciudad en la que nunca sucede nada interesante, aparece brutalmente asesinada una joven de 16 años, algo en el interior de Manuel parece encenderse de nuevo, y su fantástico instinto policial volverá a ponerse en funcionamiento. Desafortunadamente , sus compañeros y superiores, no lo quieren en el caso, pero la fuerte personalidad de Manuel lo llevará a hacer caso omiso a la oposición de todo el cuerpo de policía, y decidirá comenzar una minuciosa y peligrosa investigación por su cuenta, que le llevará a destapar un caso mucho más turbio de lo que nunca hubiera imaginado.

Paralela a la investigación policial, se nos presentará una historia secundaria protagonizada por Cristina, una joven acogida al programa de mujeres maltratadas, que está intentado comenzar una nueva vida después de que, su exmarido, estuviera a punto de matarla en la última de las innumerables palizas a las que la sometió a lo largo de todo su matrimonio. Desde que conocemos a Cristina, presentimos que ambos personajes, el inspector y ella, están destinados a encontrarse, lo necesitan y se lo merecen por lo mucho que han sufrido en el pasado, por lo mucho que nos conmueven sus historias y sus vidas. Me ha encantado la manera en la que el autor hace que estas dos vidas se crucen, se encuentren y se complementen, y lo perfectamente que este encuentro está integrado en la trama.

La novela engancha desde el minuto número uno, con una prosa ágil y un estilo de lo más fresco, el autor dota a la novela de un ritmo casi cinematográfico de principio a fin: una narración de lo más amena acompañada de diálogos directos y utilizados en su justa medida, hacen que la estructura de la novela resulte de lo más atractiva para el lector, que se deja envolver por esta oscura trama policial.

Con una imagen diferente del Cádiz alegre y playero, al que estamos acostumbrados, el autor nos sumerge en una ciudad más peligrosa y más turbia, convirtiéndose en el escenario perfecto para la historia que se nos presenta.

Fantásticos son también los perfiles de los personajes que dibuja el escritor, a los que conseguimos visualizar nada más conocerlos. Manuel Bianquetti, consigue caer bien a pesar del aspecto aterrador con el que se nos presenta : ni sus dos metros de altura, ni el aire fúnebre que parece rodearlo , ni su apatía, ni su carácter borde , son escudo suficiente para que el lector no sea capaz de percibir el corazón de oro que se esconde tras tan tétrica fachada. La fragilidad de Cristina también logra conmovernos, y sentimos desde un primer instante que no hay figura mejor para trasmitirle la seguridad que necesita en su vida, que el gigante de dos metros con cara de pocos amigos, en cuyos brazos encontrará la paz que tanto tiempo lleva ansiando. Los personajes secundarios también están magníficamente perfilados : se nos presentan las dos caras de la ciudad, los habitantes marginales, que viven en terribles circunstancias, en contraste con los ricos, que parecen vivir por encima del bien y del mal por el simple hecho de tener dinero.

Tocando temas tan de actualidad como la violencia de género, la emigración, la corrupción… el autor no hace más que conseguir que la trama resulte todavía mucho más fresca y adictiva.

Aunque la historia es autoconclusiva, Bianquetti se perfila como el perfecto protagonista para una serie de novelas negras que como lectora me encantaría seguir, así que espero que el autor nos sorprenda con una nueva historia en la que pueda volver a encontrarme con este gigantón de lo más entrañable.

Como decía al principio, es la novela perfecta para la época en la que estamos, así que si buscáis una lectura fresca, ligera y de las que atrapan nada más comenzar a leerlas, estoy convencida de que  La maniobra de la tortuga cumplirá por completo vuestras expectativas.




viernes, 17 de junio de 2016

MI RECUERDO ES MÁS FUERTE QUE TU OLVIDO

      Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido de Paloma Sánchez- Garnica

El día que Carlota recibe la llamada de su hermana Julia comunicándole que su padre, en su lecho de muerte, insiste en hablar con ella antes de morir, el mundo de esta mujer de mediana edad se tambalea como nunca antes lo había hecho…

Carlota es una mujer en apariencia fuerte e independiente, que se ha forjado una prestigiosa carrera como juez, sin embargo, el estigma de ser una hija ilegítima, algo que descubrió cuando apenas tenía 12 años, ha marcado su vida para siempre y ha impedido que pudiera haber llevado una vida feliz, ya que, esa lastra, esa vergüenza de ser la hija bastarda, han hecho que desde niña haya deseado ser otra persona y llevar otra vida.

Carlota sabe de la existencia de Julia desde que esta última iba en su cochecito de bebé, no obstante, es ahora, a sus 50 años cuando por primera vez en sus vidas mantienen una conversación. Julia es la hija legítima de Clemente Balmaseda, ese padre que nunca estuvo en casa, ese padre que la visitaba a escondidas, ese padre que llevaba una doble vida y que nunca la acompañó por Navidad… Ese padre que era con esa otra familia con la que pasaba las vacaciones, los fines de semana y con quien dormía cada noche, ese padre que llevaba una vida que Carlota nunca comprendió : su madre, ya difunta, siempre le dijo que a su esposa nunca la había querido, que era ella de quien siempre estuvo realmente enamorado, pero Carlota, a día de hoy, todavía desconoce el misterio de ese matrimonio sin amor, de esa otra familia que consiguió alejar a su padre de ella para siempre…. Y por eso, Carlota, no puede sentir más que odio y resquemor hacia todos y cada uno de los Balmaseda…

Sin embargo, Carlota, tras esa llamada, es consciente de que por primera vez, el misterio de ese matrimonio, el porqué no se casó con su madre si tanto la amaba, puede por fin, casi 40 años después, ser despejado y aclarado… Carlota está hecha un mar de dudas, no sabe si es mayor su curiosidad, sus ansias de desvelar todo aquello que ha marcado dramáticamente su vida, o todo el rencor acumulado hacia los Balmaseda, y también hacia su padre, por su rechazo a reconocerla como hija legítima cuando fue lo único que le pidió en su vida…

El estado agonizante de Clemente Balmaseda acercará a Carlota a su familia por parte de padre, y este acercamiento, no hará más que abrir la caja de Pandora que tantos años llevaba cerrada. Por supuesto, su presencia , no será del agrado de casi ningún miembro de la familia : sus medios hermanos Carlos y Enrique intentan por todos los medios que Carlota no hable con su padre, y la esposa de Clemente, Amalia Escobar, protege con uñas y dientes lo suyo y a los suyos, una mujer de lo más desagradable, déspota y autoritaria, que hace y deshace a su antojo como si fuera la reina y señora del mundo.

Carlota está a punto de iniciar una etapa de su vida en la que serán muchas las decisiones trascendentales que tendrá que tomar. Carlota tendrá que remover un pasado que para ella ha sido demasiado doloroso, tendrá que enfrentarse a sus fantasmas, a sus miedos, a sus rencores y temores, y lo más difícil de todo, tendrá que aprender a perdonar, pero a perdonar no sólo el hecho de que le hayan robado una infancia, un padre, una familia, una Navidad… tendrá que perdonar acontecimientos pasados que para nada hubiera imaginado.


Puedo afirmar sin ningún género de dudas, que Paloma Sánchez – Garnica, es una de mis autoras favoritas del panorama nacional, y es que la sensibilidad que la caracteriza a la hora de contar historias, y la deliciosa manera en las que nos las trasmite, hacen que consiga envolvernos en las tramas que crea nada más comenzar a leer sus primeras páginas, ya que, su estilo, su dominio de la prosa, del ritmo, de los diálogos, esa elegancia innata que se respira en cada párrafo, en cada página, hacen que el lector sienta y admire la “calidad literaria” de la obra que tiene entre manos de principio a fin.

En esta ocasión, la autora, abandona los tiempos de la posguerra y la novela histórica que habían caracterizado a sus anteriores novelas, y nos presenta una saga familiar situada en la actualidad, aunque habrá algunos “flashbacks” a los años 50 y 60 para ayudarnos a entender el porqué de muchas de las situaciones que han provocado los misterios y secretos actuales, y también para situar y entender las actitudes de muchos de los personajes de la historia.

La novela de hoy es en mi opinión la novela más intimista de la autora hasta el momento: estamos ante una novela en la que se analizan en profundidad muchas emociones, muchos sentimientos, y muchas reacciones del ser humano. En esta novela se habla también de los convencionalismos sociales, y especialmente del “guardar las apariencias”,  tan propio de épocas pasadas y cuya lacra parece que no somos capaces de hacer desaparecer todavía hoy en el siglo XXI… Se nos habla del amor, del desamor, de los matrimonios por conveniencia, de los matrimonios por comodidad, de las relaciones entre madres e hijas, de la decisión de ser o no ser madre y los mil y un motivos que puede haber para querer serlo o no serlo, y se nos habla también de los malos tratos, de los físicos, tan visibles y tan bien comprendidos por todos, pero también de los psicológicos, que parece que como estos no te hacen acabar en el hospital con algún hueso roto, muchas veces son vistos por la familia o por la sociedad como algo normal, especialmente en las generaciones pasadas en las que las humillaciones, vejaciones y sobre todo faltas de respeto que los hombres dirigían a sus esposas, parecían y se entendían como lo más natural del mundo….

Tengo que reconocer que la primera parte de la novela me resultó un poquito lenta, pues me dio la impresión de que eran demasiadas páginas las que se empleaban alrededor de la llamada de Julia, de la decisión de ir o no al hospital a hablar con el padre moribundo y parecía que poco se complicaba la trama… Pero, ¡qué equivocada estaba!, ¡qué manera de entretejer una historia de lo más enrevesada en la que se incluye, incluso, un misterio alrededor de un asesinato que afectará en cierta medida también a los Balmaseda! Así que, tras un inicio pausado, reposado, en el que los sentimientos se van presentando a flor de piel, la historia comienza a cobrar ritmo, a engancharte en sus misterios y oscuros secretos, a desear saber todo y más de cada uno de los miembros de esta familia, y así, poco a poco, llegamos a una parte final en la que la autora se atreve con un par de giros de lo más inesperados propios de las más enrevesadas novelas de intriga, que logran dejar al lector completamente boquiabierto y alucinado por el devenir de los acontecimientos.

Me ha parecido también muy positivo, poner de protagonista de la historia a una mujer de mediana edad, ya que, en mi opinión, las mujeres de 50 están muy “olvidadas” para protagonizar películas o libros, y como se dice en el libro: “Los 50 son la juventud de la madurez”, con todo lo bueno que eso puede ofrecer a un papel protagonista. Me ha gustado mucho Carlota, es un personaje complejo, muy inteligente pero profundamente marcada por un trauma, que le hace vivir la vida con un escudo desde que era una niña, y ese escudo es completamente palpable al lector; Carlota llega al lector, con sus flaquezas pero también con sus virtudes y puntos fuertes.

Llegó con La brisa de Oriente y me enseñó a descubrir y a interpretar El alma de las piedras ; me cautivó con la visión de las dos caras de la guerra en Las tres heridas y me envolvió por completo con su melodía de La sonata del silencio, para mí su mejor obra y la que más me ha llegado y tocado en lo más hondo, y ahora, con Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido, no ha hecho más que deleitarme una vez más con una magistral historia, cargada de emociones, de sentimiento y de reflexión.

Paloma Sánchez – Garnica es sinónimo de buena literatura, es un acierto seguro a la hora de escoger un título para regalar y es garantía absoluta de una historia que no va a defraudar. 


Os dejo los enlaces a las demás novelas de la autora :

El alma de las piedras




viernes, 10 de junio de 2016

EL SECRETO DE BLACK RABBIT HALL

            El secreto de Black Rabbit Hall de Eve Chase

Black Rabbit Hall, es una impresionante mansión situada en algún remoto rincón de Cornualles, y es además el lugar, donde la familia Alton, suele pasar todas las vacaciones escolares de los niños en la década de los años 60. Los Alton, Hugo y Nancy, viven en Londres, pero Nancy, enamorada de la finca, escapa siempre que puede con sus cuatro pequeños a este fantástico refugio, donde la vida pasa lenta y apaciblemente, pero donde no pueden ser más felices. Nancy es el alma, el fuego y la energía de la familia, así que, cuando un día de tormenta, debido a un terrible accidente con su caballo, Nancy pierde la vida, la familia quedará destrozada para siempre.

Tras esta horrible tragedia, Amber, la hermana mayor, se convertirá en el nexo de unión de los demás miembros de la familia : su gemelo Toby, que nunca volverá a ser el mismo, el pequeño Barney, que tardará mucho en recuperarse del trauma vivido, y la pequeñísima Kitty, demasiado inocente para asimilar todo lo que ha ocurrido.

Será Amber la que nos relate en primera persona cómo era la vida en Black Rabbit Hall antes y después de Nancy. Nos hará partícipes de la alegría de su madre, de cómo los quería, de cómo disfrutaba la vida y les enseñaba a ellos a comérsela a bocados… Nos relatará el durísimo golpe que sacude a la familia con la fuerza de un ciclón, dejándolos completamente perdidos, sin rumbo, vacíos… Y también nos contará la llegada de una nueva mujer a la vida de su padre y el hijo de ésta, una mujer fría como el hielo que se ajusta a la perfección a los cánones de madrastra mala y perversa que hemos encontrado en la ficción a lo largo de la historia. Dos nuevos miembros en la familia que cambiarán la historia de los Alton para siempre…

Unos 30 años después de que Nancy perdiera la vida, ya en la actualidad, conocemos a Lorna, una joven londinense que se encuentra con su prometido en Cornualles buscando la casa ideal en la que celebrar su próxima boda. Lorna, que acaba de perder a su madre muy recientemente, intenta encontrar una antigua casa a la que su madre solía llevarla todos los veranos cuando era pequeña y pasaban los veranos en Cornualles, una casa que a ella le trae muy buenos recuerdos, pero que sobre todo es especial por ser una de las mejores maneras de recordar a su madre en una fecha tan señalada. Por supuesto, esa casa es Black Rabbit Hall, y nada más verla, a pesar de encontrarse en un estado bastante decadente, Lorna siente que ha encontrado lo que estaba buscando… Pero lo que no se puede ni imaginar, es que la historia de esta casa y de esta familia, podrá llegar a cambiar su vida para siempre…

Cuando leí que Black Rabbit Hall haría las delicias de los fans de Kate Morton y de Daphne du Maurier, no dudé ni un momento en que la historia de esta enigmática mansión tenía que caer en mis manos. Como ya os he contado en numerosas ocasiones, siento debilidad por los argumentos que incluyen mansión misteriosa en algún lugar remoto de una campiña, secretos familiares y dos líneas temporales en las que suele haber dos mujeres protagonistas; sé que es una estructura que encontramos en bastantes novelas, pero a mí sigue resultándome atractiva y generalmente son lecturas que me resultan muy entretenidas y amenas.

En esta ocasión, y a pesar de los “peros” que mencionaré posteriormente, también he de reconocer que he pasado unos días de lo más entretenidos hospedada entre las páginas de Black Rabbit Hall, por lo que, aunque en mi opinión la narrativa de la autora no está a la altura de la de Kate Morton, creo que esta historia no defraudará a los fieles seguidores de la australiana.

El libro tiene un comienzo lento, pausado, parece que nada va a ocurrir, que simplemente la autora nos está relatando las vidas de estas dos jóvenes en estas dos épocas sin más; sin embargo, en la segunda parte del libro (más bien un poquito avanzada esta segunda parte), la autora consigue arreglárselas para entrelazar ambas historias (aunque resulta bastante previsible para el lector la forma en la que lo hace), y también logra impregnar a la historia un poco más de “vidilla”, de “intriga” y de tensión. Una trama que va de menos a más, con una parte final muy, muy buena, que logra emocionar y tocar la fibra sensible por muy previsible que sea.

Me ha gustado mucho la forma en la que la autora ha perfilado a los personajes, todos y cada uno de ellos, niños y adultos, familia y servicio, presente y pasado…todos están cuidadosamente trabajados y elaborados, y el lector puede hacerse una perfecta idea e imagen de cómo es cada uno. Me encanta Amber de principio a fin: su evolución y la forma en la que tiene que madurar a pasos agigantados y de la manera más inesperada, su manera de encargarse de la familia, la forma en la que deja que sea su corazón el que guíe su vida, su sensatez, su timidez, su humildad y sencillez… Me ha parecido un personaje de lo más adorable, y al igual que su madre, nos llega como una de esas personas que iluminan cualquier habitación con su sola presencia.

La ambientación está también muy cuidada y lograda, y Black Rabbit Hall y sus alrededores, están impregnados por los cuatro costados del espíritu de la novela gótica, con sus tormentas, sus acantilados, sus torres, sus cuartos secretos, sus inmensos jardines y esos relojes que hace mucho que ya han dejado de dar la hora…

Como puntos negativos tengo que mencionar la lentitud en algunas partes de la primera mitad de la novela, en la que creo que la autora se excede en la descripción de escenas y situaciones que no serían para nada necesarias, y también la traducción en la primera parte no acabó de convencerme: noté como si a la traductora le hubiera costado encontrar la esencia del estilo de la escritora y no fue hasta la segunda mitad cuando noté que este aspecto lograba mejorar notablemente. La falta de “fluidez” y ritmo en la narrativa de los primeros capítulos, me parecieron más problema de la traducción que del estilo original de la escritora…

No me queda más que invitaros a pasar unos días entre los muros de Black Rabbit Hall para que conozcáis los secretos y misterios de la familia Alton, secretos que han tardado más de 30 años en salir a la luz… Una novela con una historia trágica, dolorosa, difícil… una trama que va in crescendo y que gana en fuerza y emoción a medida que avanzamos en nuestra lectura. Dos historias, dos vidas, dos mujeres unidas por una enigmática casa y un secreto… Una cautivadora historia que deja claramente constancia de que el amor de la familia está por encima de todas las cosas.


domingo, 22 de mayo de 2016

EL LIBRO DE LOS BALTIMORE

                         El libro de los Baltimore de Joël Dicker

Marcus Goldman, conocido de todos aquellos que hayáis leído La verdad sobre el caso Harry Quebert , vuelve a ser el protagonista de la nueva novela de Joël Dicker, aunque en esta ocasión, el famoso escritor, estará mucho más vinculado emocionalmente con la historia que en la anterior novela, ya que, lo que está a punto de contarnos, es la historia de su propia familia.

La novela comienza con un pequeño prólogo en el año 2004 en Baltimore. Marcus nos cuenta que al día siguiente, su primo Woody va a entrar en la cárcel para pasar cinco años de su vida. Allí, acompañándolo en un día tan difícil, están su Tío Saul, su primo Hillel y Alexandra, el amor de su vida. Siempre juntos, siempre unidos, siempre apoyándose en todo momento.

Sin embargo, dos días después de la triste despedida, Marcus recibe la llamada de su tío diciéndole que vaya inmediatamente a Baltimore, que algo terrible acaba de suceder….

Y así, con esta inquietante llamada, es como Marcus comenzará a relatarnos la historia de los Baltimore.

Comienza la historia en el año 2012, ocho años después del Drama, como Marcus denominará una y otra vez a lo acontecido aquel trágico día de 2004… Marcus se encuentra en Boca Ratón, Florida; ha decidido dejar Nueva York, su lugar de residencia habitual, para instalarse en la nueva casa que acaba de comprar en la soleada ciudad, y encontrar así la paz e inspiración necesarias para empezar a escribir su próxima novela.

Allí, debido a un encuentro de lo más inesperado, comenzará a remover un pasado que  no siempre será fácil ni agradable recordar.

Marcus nos presentará a través de sus recuerdos a su familia, los Goldman, y en especial nos hará partícipes de lo maravillosos que eran sus tíos y sus primos: los Goldman de Baltimore, tan diferentes de sus padres y de él mismo, los Goldman de Montclair. Marcus creció admirando, y en cierto modo envidiando, el dinero, las casas, el nivel de vida, la clase…todo lo que rodeaba a los Baltimore. Sus tíos, siempre lo trataron como a un hijo, y Hillel era como un hermano para él. Todos los veranos y vacaciones lo invitaban a Baltimore, o a su casa de los Hamptons, donde disfrutaba de la buena vida que ellos podían permitirse y donde sentía que no se podía ser más feliz.

Tío Saul, un abogado de éxito, está casado con Tía Anita, una prestigiosa oncóloga  que además de ser increíblemente hermosa es realmente encantadora. Hillel, el hijo de ambos, a pesar de ser muy enclenque físicamente, es una especie de superdotado, cuya inteligencia y elocuencia lograban dejar anonadado a cualquiera. Woody llegó a la familia cuando tenía unos 12 años, la misma edad que Hillel y Marcus : Un chico de una casa de acogida que se ganó desde un primer momento el corazón de todos los Goldman, en especial el de Hillel. Hillel y Woody se complementaban, se entendían y se hacían felices.

Desde que Woody llegó a la familia, los chicos eran conocidos como la Banda de los Goldman, y así, poco a poco, Marcus nos hará sumergirnos en la cautivadora historia de su familia : reviviremos su infancia, su adolescencia y los acompañaremos hasta que entren casi en la vida adulta. Los veremos crecer, equivocarse, evolucionar, enamorarse, aprender, apoyarse, reírse... y vivir mil y una aventuras que nos tocarán nuestro lado más tierno. Pero la tierna infancia, dará paso a una ya no tan tierna adolescencia y cuando los jóvenes están a punto de terminar sus estudios universitarios se desencadenará el trágico Drama que cambiará sus vidas para siempre.

Antes de nada, debo advertir que si esperáis encontrar en estas páginas la intriga o un thriller lleno de giros inesperados del estilo de La verdad sobre el caso Harry Quebert , tenéis que saber que para nada vais a encontrar algo de esas características en esta novela.

La novela de hoy es una saga familiar, con sus secretos, sus misterios, sus relaciones, sus rivalidades…Una historia muy emotiva, una historia de vida, en la que aunque sí que es verdad que hay cierto misterio en torno al Drama, no será por el Drama propiamente dicho, ya que en los primeros capítulos más o menos ya sabemos lo que ocurrió, serán las circunstancias que rodearon al Drama y los hechos que lo desencadenaron, los que nos mantendrán en una intriga permanente hasta prácticamente el final de la novela, en la que todas las piezas serán encajadas y podremos entender qué les pasó a los Goldman de Baltimore para acabar cómo acabaron.

Una vez más, Joël Dicker destaca en esta historia por su pluma inteligente, rápida y de increíble capacidad descriptiva, que consigue que ,en vez de leer, el lector crea estar viendo una película por el estilo tan cinematográfico que el autor utiliza : logra que visualicemos todo, hasta el más mínimo detalle que nos quiere trasmitir : personajes, lugares, situaciones, risas, sonidos… Con un ritmo de lo más ágil, nos sumerge en esta historia y consigue que la vivamos en primera persona, como si estuviéramos allí mismo siendo testigos de cada uno de los movimientos que hacen nuestros protagonistas.

Narrada en primera persona por el propio Marcus Goldan,  nos cuenta la historia sin seguir un orden cronológico, y esas idas y venidas entre pasado y presente son las que consiguen que algunas de las explicaciones que rodean al Drama permanezcan casi en suspense hasta el final. No obstante, esta alternancia entre presente y pasado, no es para nada complicada de llevar, todo lo contrario, la trama está perfectamente integrada gracias a estos saltos temporales.

Me ha gustado mucho el libro, y a estas alturas, llega el momento de las comparaciones que sé que muchos de vosotros me vais a pedir : La verdad sobre el caso Harry Quebert me gustó mucho más, es cierto, no puedo negarlo : los giros, la trama, la intriga, el ritmo vertiginoso y el hecho de descubrir el estilo “Dicker” por primera vez, hacen que su anterior novela haya sido para mí mucho mejor. Sin embargo, no puedo decir que no haya disfrutado la historia de hoy, todo lo contrario: aunque es cierto que el registro que aquí encontramos es totalmente diferente, y que estamos ante una novela sobre una saga familiar muy, muy emotiva, la verdad es que me he sumergido de lleno en la historia de los Baltimore y me ha encantado conocer a todos sus protagonistas, se me han presentado como una familia muy cercana sobre la que no podía parar de leer ( porque creedme cuando os digo que estamos ante un verdadero page- turner) , y me ha dado mucha pena tener que despedirme de ellos…

Como punto negativo tengo que mencionar que hay aspectos del Drama que no me acabaron de convencer y que no  encajan con la inteligencia de la que hacen gala los protagonistas a lo largo de todo el libro… Pero bueno, son perfectamente aceptables aunque resulten algo chocantes.

En resumen, “El libro de los Baltimore” es una historia de amistad, de amor, de rivalidad y de destinos truncados. Una historia que nos hace pensar que nuestra percepción de los que nos rodea no es siempre real. Una historia en la que habrá que remover el pasado para sacar a la luz muchos secretos que no deberían seguir ocultos, y así poder descubrir  la verdad de lo que cambió la vida de los Goldman para siempre. Un fresco de una familia que logrará emocionarnos, enternecernos y cautivarnos... en definitiva “ El libro de los Baltimore” es una historia de vida.


sábado, 14 de mayo de 2016

LAS HORAS ROBADAS

                                 Las horas robadas de María Solar

Corre el año 1979 en la ciudad de Santiago de Compostela, aunque la historia de hoy, podría estar situada en cualquier ciudad de España de aquella época. La ciudad no cobra protagonismo, lo que importa en esta novela son las personas, las personas y los sentimientos, que son los que llenan y dan cuerpo y vida a cada una de las páginas de este delicioso relato; y lo llamo relato no sólo por la corta extensión del mismo, sino por lo rápido que se lee y por lo mucho que transmite en sus apenas 220 páginas.

Dos familias muy diferentes entre sí, serán las protagonistas de esta novela coral: Por un lado tenemos al abuelo Anselmo, su hija Lola y su yerno Antonio, y los nietos adolescentes Ana y Roberto. Anselmo es un emigrante retornado que hizo gran fortuna en Argentina. Lola, fue la que decidió abandonar Argentina al sentirse llamada por la tierra natal de su padre, aquí estudió la carrera de Derecho, se casó, restauró la vieja casa familiar y formó una familia. Lola y Antonio son un matrimonio moderno, los vecinos los llaman hippies por el estilo de vida que llevan y la educación que dan a sus hijos en la que libertad, respeto y tolerancia son palabras claves; la situación económica familiar es más que acomodada gracias a Anselmo, que siempre disfrutó consiguiendo que su familia tuviera lo mejor de lo mejor.

Por otra parte, tenemos a la otra familia que encontraremos en esta novela, que si bien son íntimos amigos de los que os acabo de presentar, no podían ser más diferentes: la abuela Carmen vive con su hijo Damián y su nuera Rosa desde que se quedó viuda, en la casa en la que también viven sus nietos adolescentes: Roberto, Rita y Ricardo. Damián es un marido y padre al que su esposa e hijos temen, por la brusquedad, la violencia y la falta de respeto con las que trata a todos los miembros de su familia: los insultos, las bofetadas, las vejaciones…son el pan de cada día en este triste hogar, en el que parece que lo que se ha tenido siempre, por haberlo tenido desde siempre, debe de considerarse normal… Duras, muy duras, las situaciones vividas en esta casa, y duras, más duras, al darnos cuenta de cuánta realidad y qué habituales llegaban a ser en muchas casas de aquellos días…

El desencadenante principal de la trama de la novela, viene dado por la muerte de Anselmo, que es encontrado en su lecho de muerte con una nota en la mano de lo más inquietante: “Dime que me quieres”…. Al intentar averiguar más sobre esta nota, los protagonistas de esta novela nos harán descubrir una apasionada historia de amor que tuvo lugar mucho tiempo atrás, pero que por la intensidad de la misma, y por ser amor del verdadero, nunca pudo ser olvidada ni desterrada de los corazones de sus protagonistas.

“Amores ingenuos. Amores rotos. Y un amor clandestino capaz de desafiar el paso del tiempo”, así reza la sipnosis de esta novela, y que resume perfectamente la esencia de la misma: a través de las tres generaciones de esta familia, seremos testigos del amor adolescente, con su inocencia, su impaciencia, su intensidad, su impulsividad, sus palpitaciones, sus suspiros y sus ensoñaciones capaces de hacernos olvidar todo lo malo que pudiera estar ocurriendo en el mundo. También del amor adulto, con su rutina, su desgaste y las dificultades que los hijos, el trabajo o el simple día a día de la vida, pueden llegar a suponer para poder mantener encendida una llama que fue avivada mucho tiempo atrás. Y por último del amor anciano: un amor tranquilo, reposado, sensato, ayudado por la amplia experiencia que nos da la vida a dar los pasos adecuados, pero sin embargo, un amor que sabe que ya no le queda demasiado para ser disfrutado, por lo que no se está dispuesto a volver a dejar pasar lo que una vez se dejó volar…

Una reconfortante nostalgia me invadió por completo nada más comenzar a leer la novela de hoy : me trasladé a mi antigua casa decorada con papel pintado con motivos florales y geométricos, me volví a sentar en aquel viejo tresillo en el que la familia pasaba horas y horas juntos viendo el Un, dos tres, recordé la tele en blanco y negro que había en el cuarto de mis padres y la odiosa antena de cuernos que no había quién la sintonizara, visualicé la antigua mesa camilla que había en el comedor y sonrío ahora al pensar en lo inútil que era allí su presencia, pero allí estaba, en el mío y en la casa de todos mis amigos y conocidos; me acordé de cuando llamaban a casa los amigos y los novios, y había que poner la mano tapando la boca para que no se oyera lo que hablábamos, y las broncas para que se colgara cuanto antes porque la factura iba a ser monumental…sí, un millón de recuerdos de una época maravillosa vienen a la cabeza con esta deliciosa historia…

Me ha encantado acercarme a observar las vidas de estas dos familias, que perfectamente habrían podido ser mis vecinos en mi niñez. Los he sentido muy cercanos, muy reales, muy auténticos en todo momento, y han logrado sumergirme en la historia de una manera totalmente cautivadora. Como comentaba anteriormente, son los personajes y los sentimientos el alma y el corazón de esta novela. Dos familias que representan claramente las dos formas de ver la vida, y de vivirla, en aquellos días.

En cuanto al estilo narrativo de la autora, lo describiría como muy sencillo y natural, pero eso sí, impregnado de una dulzura y una sensibilidad que resultan exquisitas, con las que logra atraparte desde la primera página. Me gusta la manera tan sutil en la que ha incluido en esta historia diferentes temáticas de lo más interesantes y la manera en la que ha tratado y ha profundizado en temas tan delicados como la muerte, porque en esta novela se habla de aspectos de la muerte que no es común que se toquen en literatura. También me ha gustado que incluyera el tema de la demencia senil, el maltrato, el machismo, la introducción de la ley del divorcio en España, la emigración, el principio de los pagos a plazos… Temas todos ellos de lo más interesantes que te hacen reflexionar cómo era España 37 años atrás, que,  pensándolo bien no son tantos años, si analizamos lo difíciles que estaban las cosas en aquella época…

En resumen, Las horas robadas es una novela de sentimientos escrita con una sensibilidad exquisita, una sensibilidad que se respira en cada párrafo, en cada página… Una historia que se lee sola, que nos hace reflexionar sobre el amor, sobre la vida, sobre la muerte, pero que sobre todo nos hace pensar en todo momento en lo importante que es que nada ni nadie nos roben nuestro tiempo inútilmente, sea el que sea que estemos destinados a disfrutar de esta maravillosa aventura llamada vida; la novela nos recuerda que sólo tenemos una, que la aprovechemos, que no nos conformemos, que luchemos con uñas y dientes contra quién sea, aunque nuestro mayor enemigo seamos nosotros mismos, nuestros miedos, nuestros temores… que nos enfrentemos a ellos e intentemos, simplemente, ser felices. 





domingo, 1 de mayo de 2016

EL DESORDEN QUE DEJAS

                         El desorden que dejas de Carlos Montero

Raquel es una joven profesora de literatura a la que acaban de llamar para trabajar en el instituto de Novariz, un pueblo ficticio de Ourense del que, casualmente, es su marido. Raquel y su marido viven en A Coruña, pero, como por suerte, la suplencia será larga, y su marido está actualmente en paro, deciden mudarse juntos al pueblo para ver si allí Germán, logra por fin encontrar la inspiración para escribir el libro que tanto tiempo lleva intentando terminar…

En su primer día de clase, Raquel descubre que la profesora a la que está sustituyendo se ha suicidado, y tras una intensa mañana con algún que otro incómodo encuentro con sus nuevos alumnos, encuentra en su bolso una nota de lo más inquietante y alarmante “¿Y tú cuánto tiempo vas a tardar en morir?”

Raquel no puede evitar comenzar a indagar sobre su predecesora, Viruca, una mujer que había dejado huella en todos los que la habían conocido; Viruca era una profesora a la que sus alumnos adoraban, al igual que sus compañeros, era una gran profesional, muy meticulosa y perfeccionista en su trabajo y además tenía un físico espectacular que levantaba pasiones allí donde fuera. Raquel no logra entender qué puede haber llevado a una mujer que aparentemente lo tenía todo a cometer un suicidio… ¿Habrá sido un suicidio realmente?¿O tendrá razón el exmarido de la víctima que está convencido de que alguien acabó con su vida?

Raquel comienza a investigar, y no tardará mucho en empezar a sentirse acosada y amenazada por sus alumnos, que sorprendentemente serán capaces de averiguar oscuros secretos de la profesora con los que poder chantajearla.

¿Por qué está molestando tanto que haya decidido averiguar lo que le ocurrió a Viruca? Y lo que es más, ¿a quién le está realmente perjudicando o poniendo nervioso su investigación?

Una historia que comienza con un caso de acoso y que se va complicando más y más e involucrando a más y más gente. Una novela en la desde un principio nadie es lo que parece y en la que el autor nos hace dudar y sospechar de todo y de todos, temiendo girarnos en cualquier momento para descubrir que el verdadero culpable podría estar incluso compartiendo nuestra propia cama… ¿Quién mató a Viruca Ferreiro?

Hoy viajamos hasta un pueblo del interior de Galicia para sumergirnos en un entretenido thriller psicológico que nos atrapará desde la primera página. El autor, con un estilo sencillo, fresco y muy natural, nos cuenta una historia de una manera muy visual en la que los secretos, las sospechas, la culpa, los vicios ocultos y las perversiones de los personajes principales nos tendrán con el alma en vilo hasta llegar al final de la novela.

La novela está contada en primer persona por Raquel, lo que nos permite llegar a conocerla en profundidad y hacernos un perfecto perfil de su personaje: joven, con algún que otro trauma, y también víctima de muchas inseguridades, disfruta de su trabajo y tiene una fría relación con su familia política, con la que a partir de ahora, debido a su mudanza a Novariz, tendrá que compartir más tiempo del que le habría gustado… A través de sus ojos y de sus relaciones con los demás personajes de la novela, el lector se va haciendo una idea de cómo son todas y cada una de las personas que viven en Novariz y que de una u otra manera tendrán un papel relevante en el desarrollo de la trama. No ha sido un personaje que me haya encantado ni con el que haya empatizado especialmente, pero reconozco que si no hubiera tenido este tipo de perfil psicológico, la trama no habría podido construirse de la manera en la que se ha hecho.

Hay que mencionar también el clima de tensión que se respira de principio a fin de la novela, acompañado de una exquisita ambientación en un pequeño pueblo de Galicia magníficamente retratado, al igual que sus personajes, que nos hace empaparnos de la magia y encanto de nuestra tierra, ya que aunque estemos inmersos en una trama de lo más turbia, es destacable la manera en la que el autor consigue que Galicia se saboree, se sienta y se palpe en cada página de esta historia.

Otro punto a favor son los temas de rabiosa actualidad que se tocan en la novela: drogas, redes sociales, crisis económica, corrupción… Hacen que la historia resulte cercana y se convierten en el complemento perfecto para esta bien argumentada trama.

Como puntos negativos, tengo que comentar dos cosas; por una parte algunas de las situaciones que tienen lugar en la novela me parecieron un poco inverosímiles y por otra parte, el estilo del autor es demasiado natural y sencillo, por lo que aunque hace que la historia se lea muy fácilmente, también rebaja la calidad de la misma.

Una novela de lo más entretenida de las que enganchan nada más comenzar a leerlas, por lo que se convierte en una lectura perfecta para la época estival a la que nos aproximamos y en la que siempre buscamos , la mayoría, lecturas menos densas. Una historia que sin destacar por una gran calidad literaria compagina a la perfección todos los ingredientes necesarios para crear una trama de lo más turbia e intensa y sumergirnos en un ambiente lleno de tensión al más puro estilo Twin Peaks por no poder evitar preguntarnos en todo momento “¿Quién mató a Viruca Ferreiro?” . 




viernes, 25 de marzo de 2016

LOS ÁNGELES DE HIELO

                             “Los ángeles de hielo” de Toni Hill

En abril de 1916, el joven psiquiatra Frederic Mayol, decide cambiar el rumbo de su vida tras haber sido herido de gravedad en la I Guerra Mundial. Hijo de padres separados desde que era muy niño, su infancia y adolescencia trascurrieron entre las casas de sus dos progenitores, situadas en Barcelona y en Viena respectivamente.

Tras haber pasado los comienzos de su edad adulta estudiando en la universidad austríaca donde su madre vivía, ahora, después de haber vivido tan de cerca los horrores y atrocidades de una guerra, decide comenzar su carrera como psiquiatra en el país de su padre, España, cuya neutralidad en el conflicto es la pieza clave y determinante de su decisión.

Durante sus primeros días de descanso en Barcelona, el joven médico comienza a asistir a las tertulias organizadas por su padre; en ellas coincidirá con el joven periodista de sucesos Juanjo Alcázar, con quien congenia bastante bien desde un principio y que será quien realmente le introduzca en la vida social barcelonesa. Es en la primera fiesta a la que acude acompañado del periodista, en la que conocerá a los hermanos Blanca y Gerard Raventós, quedando Frederic nada más verla, cautivado por completo por la belleza y la enigmática ambigüedad de la muchacha.

Por suerte, la joven Raventós también se sentirá atraída por el austríaco, por lo que, a partir de ese momento, los dos harán lo posible para que esa noche no sea la última vez que se vean… Y se verán, y se conocerán, y se enamorarán con la magia y la pasión propia de las grandes historias de amor…

Después de conocer a Blanca, a Frederic el hecho de tener que empezar a trabajar en el sanatorio mental de Sant Pol, un pueblo costero no demasiado alejado de la ciudad, ya no le parece tan buena idea… Sin embargo, será su llegada al sanatorio la que sumerja al joven psiquiatra en un misterio de lo más intrigante y oscuro; Frederic  tendrá que lidiar con el lado más siniestro de la mente humana, con crímenes sin resolver, con músicas y visiones de lo más tétricas, y lo peor de todo, tendrá que enfrentarse con un secreto que alberga el edificio en el que trabaja, el cual, no muchos años atrás, era un internado para señoritas de buena familia que tuvo que cerrar sus puertas para siempre, por una horrible tragedia que sacudió por completo las vidas de todos los que allí se encontraban.

Antes de nada tengo que decir que si los seguidores de Toni Hill esperan encontrarse una novela en la línea de la trilogía protagonizada por el inspector Héctor Salgado, nada más lejos de la realidad, pues estamos ante una obra de características completamente diferentes, tanto en estructura, como en argumento como en estilo.

“Los ángeles de hielo” es una novela mucho más ambiciosa y mucho más compleja que la trilogía anterior, con tanto sobre lo que escribir, que a mi cerebro le cuesta organizarse para ver por dónde empezar todo lo que quiero y necesito decir sobre ella.

Comencemos con las voces narrativas de la historia. Ya en este punto, la complejidad de la obra es más que evidente, al haber decidido el autor utilizar diversos narradores que se expresan de las más variadas maneras. Por una parte, tenemos un narrador en primera persona, que es el que en teoría escribe el libro en el año 1930. El doctor Freixas, el antiguo jefe de Frederic en el psiquiátrico, decide contar los extraños acontecimientos que rodearon la vida del joven médico desde su llegada a Barcelona, y que una vez, presa del pánico, del desconsuelo y de la desesperación, decidió confiarle, al que por aquel entonces, había sido su superior. Este narrador en primera persona, no será el que aparezca en más ocasiones a lo largo de la novela, pero sí que será el que la comience y la termine, y el que aparecerá en determinados momentos clave de la historia, para aportar datos que resultarán cruciales para comprender los hechos. Sus apariciones estarán siempre acompañadas de una tipografía distinta, lo que ayudará al lector a identificar perfectamente quién está relatando ese punto de la historia.

Por otra parte, tenemos un narrador en tercera persona que es el que cuenta los hechos desde que Frederic llega a Barcelona. Este narrador omnisciente, que todo lo sabe, verá acompañada su narración de diálogos ágiles y de lo más interesantes que tienen lugar entre los personajes principales. Esta parte de la historia transcurre entre 1916 y 1920 aproximadamente. Como riqueza estilística, cabe destacar aquí también, el hecho de incluir el estilo epistolar dentro de la novela: serán las cartas entre Frederic y Anna Freud, hija del famoso psiquiatra y amiga de nuestro protagonista en Austria, cartas que aún sin ser de vital importancia para la trama de la novela, aportan datos interesantes de cómo era la situación histórica en la Europa del momento y especialmente datos sobre la mente humana, que Anna consulta a su padre y hace llegar a Frederic, y que serán también de gran relevancia en el transcurso de los acontemientos.

Por último, tenemos a la señorita Águeda, directora del Colegio de los Ángeles, el antiguo internado para señoritas. Será ella, a modo de diario en primera persona, la que nos cuente todo lo que sucedió en el último curso que el colegio tuvo sus puertas abiertas. Este narrador en primera persona retoma los hechos acontecidos en el año 1908, acontecimientos que tendrán mucha más importancia en el presente de la novela (1916) de lo que uno en un principio se puede imaginar.

Otro grandísimo punto fuerte de esta historia son, sin lugar a duda, sus personajes. Estamos ante una novela coral, ya que son muchos los personajes que van a llevar el peso de la historia de una u otra manera, y es admirable la manera en la que autor consigue que todos y cada uno de ellos, sean tratados, definidos y perfilados con precisión y detallismo, ya que, tengan mayor o menor importancia en la novela, el lector puede formarse en su cabeza una imagen clara y concisa de cada una de las figuras que van apareciendo en la narración : el cabal Frederic ligeramente traumatizado por el conflicto bélico, la enigmática Blanca, el vividor de su hermano Gerard, el sagaz e inteligente padre Robí, el bondadoso Horaci Mayol, padre de nuestro protagonista, la sofisticada madre del mismo, Claudine, el paranoico y desenfrenado Biel Estrada, la malvada Griselda, la fría y estricta señorita Irene, el buscavidas Juanjo Alcázar… Son ellos, mucho más que la ambientación, los que logran trasladarnos y hacernos sentir en otra época, son el alma de la novela, los que nos trasmiten y logran sacudirnos y agitarnos con una gran variedad de sentimientos y sensaciones.

Con un estilo culto, cuidado, de gran calidad, reposado (sobre todo en la primera mitad de la novela) y un lenguaje que logra trasladarnos a principios del siglo XX nada más comenzar la lectura, el autor nos sumerge en una historia que en un principio no sabemos muy bien por dónde nos va a llevar. En la primera mitad de la novela, como decía, el autor se recrea sin prisas en la presentación de los personajes, lugares y acontecimientos, pero no será hasta que lleguemos a la mitad del libro cuando estemos de lleno metidos en el misterio de la novela. Será un giro inesperado que encontraremos en el diario de la señorita Águeda el que logrará helarnos la sangre, dejarnos por completo en estado de shock y hacernos querer devorar la novela del tirón. Pero a partir de ese primer sobresalto, la segunda mitad de la novela estará salpicada de sucesos de lo más inesperados que conseguirán dejar al lector boquiabierto en más de una ocasión y tenerlo con el alma en vilo hasta que llegue al final de la novela. La complejidad de la trama es asombrosa, pero más increíble es la manera en que el autor logra ir deshaciendo todo este entresijo de misterios y secretos que nos presenta desde el principio.

Es imprescindible mencionar a estas alturas, el homenaje que con esta novela el autor hace a la literatura inglesa del siglo XIX. Cargada de tintes góticos de principio a fin (el siniestro y enigmático edificio que alberga el internado y el sanatorio, la atmósfera de misterio que se respira en todo momento, la inclusión de escenas que en un principio rozan lo sobrenatural – la visión de la dama de negro que muchos personajes afirman ver, los arrebatos de locura y paranoia de los que son presa algunos personajes…), el autor no sólo se conforma con dotar a la novela de una ambientación propia de la novela decimonónica, sino que hace guiños de lo más claros a personajes y novelas de la época : la dama de negro que aparece en esta novela es para mí un claro homenaje a “La dama de blanco” de Wilkie Collins, las diferentes voces narrativas también las encontrábamos en dicha novela, tenemos también a “Jane Eyre”, obra elegida por las alumnas del internado para ser representada en la función de final de curso y sobre la que se profundiza bastante también en el libro y con cuyos personajes y los de la que hoy nos ocupa se establecen también ciertos paralelismos, así como los relatos de E.T.A Hoffman “El hombre de arena” y “Los elixires del diablo”, que ayudarán a nuestro joven psiquiatra a entender algunos de los misterios del comportamiento de la mente humana. Aunque no formen parte de la literatura del siglo XIX, me veo en la necesidad de mencionar en este apartado, lo mucho que el tándem formado por los hermanos Blanca y Gerard Raventós, me recordó a los frívolos, vividores y enigmáticos protagonistas de “El gran Gatsby”, y me resultaba inevitable pensar en esta novela americana siempre que los jóvenes Raventós aparecían en escena con sus poses, atuendos y actitudes de lo más despreocupadas.

Me ha gustado mucho también la forma en la que el autor hace partícipe al lector de los acontecimientos sociales que rodeaban a la Barcelona y Europa de la época. Sin ser parte trascendental del argumento, el escritor sí que nos habla de las primeras revueltas entre la clase obrera barcelonesa, de la oficina de cautivos creada por Alfonso XII, de las sufragistas, de las grandes e injustísimas diferencias de clase existentes entre la burguesía y los trabajadores… siendo estos pequeños detalles de gran interés para el lector y útiles para situarnos de manera clara en la época en la que se sucede nuestra historia.

Creo que a estas alturas no queda ninguna duda de que la novela me ha parecido una excelente obra: no sólo por su argumento y su trama, que me han resultado fascinantes y me han hecho devorar la historia con avidez, sino también por la gran calidad y la complejidad que tiene de principio a fin en su estilo, estructura y personajes. En mi opinión, el trabajo de Toni Hill en esta ocasión ha sido magistral, al crear una atmósfera perfecta para una historia absorbente al más propio estilo de la novela gótica del siglo XIX. Tengo que reconocer que desde niña siento debilidad por las historias de internados, así que este punto no ha hecho más que aumentar mi satisfacción y deleite como lectora a lo largo de las páginas de esta novela.


Una exquisita ambientación salpicada de amor, misterio, crímenes, secretos del pasado, terror psicológico  y un viaje a lo más oscuro y perverso de la mente humana, harán que esta cuidada y compleja historia, protagonizada por unos inolvidables y magníficamente caracterizados personajes, os dejen realmente fascinados. El lector se verá envuelto y se sentirá cautivado de principio a fin por el halo de misterio que empapa cada una de las páginas de esta historia, una trama de las que te atrapan, te sacuden con fuerza y de las que desde el momento en que las comienzas te hacen sentir que tienes entre tus manos una auténtica joya… En definitiva, un auténtico placer de lectura que no os podéis perder.



Enlaces a la trilogía de Toni Hill protagonizada por el inspector Héctor Salgado : 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...