viernes, 25 de marzo de 2016

LOS ÁNGELES DE HIELO

                             “Los ángeles de hielo” de Toni Hill

En abril de 1916, el joven psiquiatra Frederic Mayol, decide cambiar el rumbo de su vida tras haber sido herido de gravedad en la I Guerra Mundial. Hijo de padres separados desde que era muy niño, su infancia y adolescencia trascurrieron entre las casas de sus dos progenitores, situadas en Barcelona y en Viena respectivamente.

Tras haber pasado los comienzos de su edad adulta estudiando en la universidad austríaca donde su madre vivía, ahora, después de haber vivido tan de cerca los horrores y atrocidades de una guerra, decide comenzar su carrera como psiquiatra en el país de su padre, España, cuya neutralidad en el conflicto es la pieza clave y determinante de su decisión.

Durante sus primeros días de descanso en Barcelona, el joven médico comienza a asistir a las tertulias organizadas por su padre; en ellas coincidirá con el joven periodista de sucesos Juanjo Alcázar, con quien congenia bastante bien desde un principio y que será quien realmente le introduzca en la vida social barcelonesa. Es en la primera fiesta a la que acude acompañado del periodista, en la que conocerá a los hermanos Blanca y Gerard Raventós, quedando Frederic nada más verla, cautivado por completo por la belleza y la enigmática ambigüedad de la muchacha.

Por suerte, la joven Raventós también se sentirá atraída por el austríaco, por lo que, a partir de ese momento, los dos harán lo posible para que esa noche no sea la última vez que se vean… Y se verán, y se conocerán, y se enamorarán con la magia y la pasión propia de las grandes historias de amor…

Después de conocer a Blanca, a Frederic el hecho de tener que empezar a trabajar en el sanatorio mental de Sant Pol, un pueblo costero no demasiado alejado de la ciudad, ya no le parece tan buena idea… Sin embargo, será su llegada al sanatorio la que sumerja al joven psiquiatra en un misterio de lo más intrigante y oscuro; Frederic  tendrá que lidiar con el lado más siniestro de la mente humana, con crímenes sin resolver, con músicas y visiones de lo más tétricas, y lo peor de todo, tendrá que enfrentarse con un secreto que alberga el edificio en el que trabaja, el cual, no muchos años atrás, era un internado para señoritas de buena familia que tuvo que cerrar sus puertas para siempre, por una horrible tragedia que sacudió por completo las vidas de todos los que allí se encontraban.

Antes de nada tengo que decir que si los seguidores de Toni Hill esperan encontrarse una novela en la línea de la trilogía protagonizada por el inspector Héctor Salgado, nada más lejos de la realidad, pues estamos ante una obra de características completamente diferentes, tanto en estructura, como en argumento como en estilo.

“Los ángeles de hielo” es una novela mucho más ambiciosa y mucho más compleja que la trilogía anterior, con tanto sobre lo que escribir, que a mi cerebro le cuesta organizarse para ver por dónde empezar todo lo que quiero y necesito decir sobre ella.

Comencemos con las voces narrativas de la historia. Ya en este punto, la complejidad de la obra es más que evidente, al haber decidido el autor utilizar diversos narradores que se expresan de las más variadas maneras. Por una parte, tenemos un narrador en primera persona, que es el que en teoría escribe el libro en el año 1930. El doctor Freixas, el antiguo jefe de Frederic en el psiquiátrico, decide contar los extraños acontecimientos que rodearon la vida del joven médico desde su llegada a Barcelona, y que una vez, presa del pánico, del desconsuelo y de la desesperación, decidió confiarle, al que por aquel entonces, había sido su superior. Este narrador en primera persona, no será el que aparezca en más ocasiones a lo largo de la novela, pero sí que será el que la comience y la termine, y el que aparecerá en determinados momentos clave de la historia, para aportar datos que resultarán cruciales para comprender los hechos. Sus apariciones estarán siempre acompañadas de una tipografía distinta, lo que ayudará al lector a identificar perfectamente quién está relatando ese punto de la historia.

Por otra parte, tenemos un narrador en tercera persona que es el que cuenta los hechos desde que Frederic llega a Barcelona. Este narrador omnisciente, que todo lo sabe, verá acompañada su narración de diálogos ágiles y de lo más interesantes que tienen lugar entre los personajes principales. Esta parte de la historia transcurre entre 1916 y 1920 aproximadamente. Como riqueza estilística, cabe destacar aquí también, el hecho de incluir el estilo epistolar dentro de la novela: serán las cartas entre Frederic y Anna Freud, hija del famoso psiquiatra y amiga de nuestro protagonista en Austria, cartas que aún sin ser de vital importancia para la trama de la novela, aportan datos interesantes de cómo era la situación histórica en la Europa del momento y especialmente datos sobre la mente humana, que Anna consulta a su padre y hace llegar a Frederic, y que serán también de gran relevancia en el transcurso de los acontemientos.

Por último, tenemos a la señorita Águeda, directora del Colegio de los Ángeles, el antiguo internado para señoritas. Será ella, a modo de diario en primera persona, la que nos cuente todo lo que sucedió en el último curso que el colegio tuvo sus puertas abiertas. Este narrador en primera persona retoma los hechos acontecidos en el año 1908, acontecimientos que tendrán mucha más importancia en el presente de la novela (1916) de lo que uno en un principio se puede imaginar.

Otro grandísimo punto fuerte de esta historia son, sin lugar a duda, sus personajes. Estamos ante una novela coral, ya que son muchos los personajes que van a llevar el peso de la historia de una u otra manera, y es admirable la manera en la que autor consigue que todos y cada uno de ellos, sean tratados, definidos y perfilados con precisión y detallismo, ya que, tengan mayor o menor importancia en la novela, el lector puede formarse en su cabeza una imagen clara y concisa de cada una de las figuras que van apareciendo en la narración : el cabal Frederic ligeramente traumatizado por el conflicto bélico, la enigmática Blanca, el vividor de su hermano Gerard, el sagaz e inteligente padre Robí, el bondadoso Horaci Mayol, padre de nuestro protagonista, la sofisticada madre del mismo, Claudine, el paranoico y desenfrenado Biel Estrada, la malvada Griselda, la fría y estricta señorita Irene, el buscavidas Juanjo Alcázar… Son ellos, mucho más que la ambientación, los que logran trasladarnos y hacernos sentir en otra época, son el alma de la novela, los que nos trasmiten y logran sacudirnos y agitarnos con una gran variedad de sentimientos y sensaciones.

Con un estilo culto, cuidado, de gran calidad, reposado (sobre todo en la primera mitad de la novela) y un lenguaje que logra trasladarnos a principios del siglo XX nada más comenzar la lectura, el autor nos sumerge en una historia que en un principio no sabemos muy bien por dónde nos va a llevar. En la primera mitad de la novela, como decía, el autor se recrea sin prisas en la presentación de los personajes, lugares y acontecimientos, pero no será hasta que lleguemos a la mitad del libro cuando estemos de lleno metidos en el misterio de la novela. Será un giro inesperado que encontraremos en el diario de la señorita Águeda el que logrará helarnos la sangre, dejarnos por completo en estado de shock y hacernos querer devorar la novela del tirón. Pero a partir de ese primer sobresalto, la segunda mitad de la novela estará salpicada de sucesos de lo más inesperados que conseguirán dejar al lector boquiabierto en más de una ocasión y tenerlo con el alma en vilo hasta que llegue al final de la novela. La complejidad de la trama es asombrosa, pero más increíble es la manera en que el autor logra ir deshaciendo todo este entresijo de misterios y secretos que nos presenta desde el principio.

Es imprescindible mencionar a estas alturas, el homenaje que con esta novela el autor hace a la literatura inglesa del siglo XIX. Cargada de tintes góticos de principio a fin (el siniestro y enigmático edificio que alberga el internado y el sanatorio, la atmósfera de misterio que se respira en todo momento, la inclusión de escenas que en un principio rozan lo sobrenatural – la visión de la dama de negro que muchos personajes afirman ver, los arrebatos de locura y paranoia de los que son presa algunos personajes…), el autor no sólo se conforma con dotar a la novela de una ambientación propia de la novela decimonónica, sino que hace guiños de lo más claros a personajes y novelas de la época : la dama de negro que aparece en esta novela es para mí un claro homenaje a “La dama de blanco” de Wilkie Collins, las diferentes voces narrativas también las encontrábamos en dicha novela, tenemos también a “Jane Eyre”, obra elegida por las alumnas del internado para ser representada en la función de final de curso y sobre la que se profundiza bastante también en el libro y con cuyos personajes y los de la que hoy nos ocupa se establecen también ciertos paralelismos, así como los relatos de E.T.A Hoffman “El hombre de arena” y “Los elixires del diablo”, que ayudarán a nuestro joven psiquiatra a entender algunos de los misterios del comportamiento de la mente humana. Aunque no formen parte de la literatura del siglo XIX, me veo en la necesidad de mencionar en este apartado, lo mucho que el tándem formado por los hermanos Blanca y Gerard Raventós, me recordó a los frívolos, vividores y enigmáticos protagonistas de “El gran Gatsby”, y me resultaba inevitable pensar en esta novela americana siempre que los jóvenes Raventós aparecían en escena con sus poses, atuendos y actitudes de lo más despreocupadas.

Me ha gustado mucho también la forma en la que el autor hace partícipe al lector de los acontecimientos sociales que rodeaban a la Barcelona y Europa de la época. Sin ser parte trascendental del argumento, el escritor sí que nos habla de las primeras revueltas entre la clase obrera barcelonesa, de la oficina de cautivos creada por Alfonso XII, de las sufragistas, de las grandes e injustísimas diferencias de clase existentes entre la burguesía y los trabajadores… siendo estos pequeños detalles de gran interés para el lector y útiles para situarnos de manera clara en la época en la que se sucede nuestra historia.

Creo que a estas alturas no queda ninguna duda de que la novela me ha parecido una excelente obra: no sólo por su argumento y su trama, que me han resultado fascinantes y me han hecho devorar la historia con avidez, sino también por la gran calidad y la complejidad que tiene de principio a fin en su estilo, estructura y personajes. En mi opinión, el trabajo de Toni Hill en esta ocasión ha sido magistral, al crear una atmósfera perfecta para una historia absorbente al más propio estilo de la novela gótica del siglo XIX. Tengo que reconocer que desde niña siento debilidad por las historias de internados, así que este punto no ha hecho más que aumentar mi satisfacción y deleite como lectora a lo largo de las páginas de esta novela.


Una exquisita ambientación salpicada de amor, misterio, crímenes, secretos del pasado, terror psicológico  y un viaje a lo más oscuro y perverso de la mente humana, harán que esta cuidada y compleja historia, protagonizada por unos inolvidables y magníficamente caracterizados personajes, os dejen realmente fascinados. El lector se verá envuelto y se sentirá cautivado de principio a fin por el halo de misterio que empapa cada una de las páginas de esta historia, una trama de las que te atrapan, te sacuden con fuerza y de las que desde el momento en que las comienzas te hacen sentir que tienes entre tus manos una auténtica joya… En definitiva, un auténtico placer de lectura que no os podéis perder.



Enlaces a la trilogía de Toni Hill protagonizada por el inspector Héctor Salgado : 



lunes, 21 de marzo de 2016

LUGARES OSCUROS

                           “Lugares oscuros” de Gillian Flynn

Cuando Libby Day tenía siete años, su madre y sus dos hermanas, fueron brutalmente asesinadas en la granja de Kansas en la que vivían; aquella noche, la pequeña Libby consiguió escapar y salvar su vida . Por aquel entonces, la inocente Libby, declaró contra su hermano mayor, Ben, un joven de 15 años que hacía algún tiempo que había empezado a coquetear con los rituales satánicos. Ben es declarado culpable de la matanza, y encerrado en prisión de por vida.

Hoy, 25 años después del trágico episodio, Libby es una joven rara, compleja, oscura y un poco trastornada, aunque teniendo en cuenta los dramáticos acontecimientos que marcaron su tierna infancia, resulta bastante comprensible entender su difícil y complicada personalidad. Durante todos estos años, Libby ha vivido de la caridad de todos aquellos que sintiendo pena por su dura situación, decidían enviarle dinero para intentar que la pequeña pudiera seguir adelante… Libby también escribió un libro sobre  aquella terrorífica noche y fue a todos los programas de televisión interesados en el caso que le pudieran proporcionar algún tipo de beneficio económico…Sin embargo, los fondos económicos obtenidos a lo largo de estos años,fruto de la compasión, están llegando a su fin, y Libby, que no ha hecho absolutamente nada en su vida, no puede ni imaginarse cómo hará a partir de ahora para poder salir adelante…

Sin embargo, el destino querrá ponerse de parte de Libby Day por una vez, y la aparición de un extraño grupo de entusiastas del crimen llamado el Kill Club, podrá ayudarla a conseguir el dinero que tanto ansía. El Kill Club es un club de apasionados de asesinatos y crímenes famosos : les gusta reunirse, hablar sobre los crímenes, buscar nuevas pistas y nuevas teorías sobre el asesinato, o intentar resolver los interrogantes que hayan quedado abiertos durante el caso…El Kill Club, lleva muchos años investigando “La masacre de la granja de Kinnakee”, y además de estar interesados en adquirir cualquier tipo de objeto que perteneciera a las víctimas, quieren escuchar de primera mano la versión de Libby Day, ya que, están convencidos, de que el joven Ben Day está cumpliendo condena injustamente, creen firmemente que ha sido otra persona la autora de los crímenes y están dispuestos a hacer todo lo que esté en su mano para lograr, de una vez por todas, encontrar la verdad y poner en libertad al, según ellos, inocente Ben Day.

Libby, en un principio por simple interés económico, y poco a poco, porque algo en su interior le dice que tiene que averiguar más cosas sobre aquella noche, ya que hay en su cabeza demasiadas piezas que no encajan en el puzle, decide colaborar con el club y empezar a hacer preguntas y visitas, pero quizás estas preguntas y estas visitas, destapen una historia mucho más oscura de lo que ella jamás habría sospechado… ¿Qué sucedió en realidad aquella noche en la granja de Kinnakee?

Esta es la tercera novela que leo de Gillian Flynn, aunque, por lo que tengo entendido, su publicación es anterior a “Perdida” y a “Heridas abiertas” (reseñas que podéis leer pinchando sobre el link del título). De nuevo, lo que llama la atención nada más comenzar a leer la historia, es la pluma incisiva, sádica y violenta, tan característica de esta autora. Cuando leo a Gillian Flynn, siempre tengo la sensación de ver a la autora tecleando en su ordenador con una sonrisilla perversa de satisfacción mientras crea escenas de lo más perturbadoras. Porque sí, hay que reconocer que la novela es sangrienta, dura, bestia, salvaje, con situaciones que rozan lo gore en algunos momentos, y que además, duele mucho más al haber tanto niño y tanto adolescente implicado en el argumento. Sin embargo, lo que también caracteriza a esta autora, es su magnífica capacidad para escribir novelas que no se pueden parar de leer una vez que han sido comenzadas, te enganchan desde el minuto uno, y necesitas seguir sin parar, preguntándote en todo momento qué ha sucedido en realidad en aquella granja aquella fatídica noche…

La estructura de “Lugares oscuros” es de lo más compleja : partiendo de que tenemos tres puntos de vista diferentes de la historia que se convierten en narradores en diversos momentos de la trama (Libby Day, Ben Day y la madre, Patty Day), el argumento vuela del presente al pasado por medio de flashbacks, con los que poco a poco, el lector puede hacerse una idea de quién era esta familia y cuáles fueron los desencadenantes previos a la masacre final. Sin embargo, esta complejidad no hace más que enriquecer el valor estilístico de la novela, no confunde ni trastoca al lector en ningún momento, todo lo contrario, el lector se siente afortunado de estar jugando con una escritora que disfruta poniéndole las cosas difíciles a su público, una autora que destaca por escribir de manera inteligente, siendo “inteligente” uno de los mejores adjetivos para describir la narrativa de Gillian Flynn.

Otro punto fuerte de la autora es la creación de personajes, ¿cómo puede alguien ser capaz de crear un elenco de personajes tan complejos, tan destrozados, tan miserables, tan llenos de maldad, tan violentos, tan perturbados, tan decadentes, tan atormentados…? Es magistral la forma en la que cada uno de ellos ha sido concebida, sólo una mente brillante puede trasmitir tanto con unos personajes tan oscuros y tan difíciles, unos personajes que, con todo lo malo que tienen, consiguen despertar la compasión en nosotros en más de una ocasión, y eso es mérito de su creadora, y lo más importante, consiguen embaucarnos en una historia de lo más adictiva.


Y aunque a veces, desenterrar los secretos del pasado puede trastocarnos la vida mucho más de lo que hubiéramos deseado, no me queda más que invitaros y animaros a acompañar a la joven Libby Day en su viaje al pasado, un viaje marcado por el crimen, la violencia, la maldad, el misterio… Un viaje que los aficionados al género disfrutarán de principio a fin hasta que por fin logren encontrar la explicación a los atroces asesinatos cometidos en esta granja de Kansas en 1985…No será un camino fácil, pero sí un camino de lo más emocionante…


viernes, 19 de febrero de 2016

LA ESTACIÓN DE LAS FLORES EN LLAMAS

                   “La estación de las flores en llamas” de Sarah Lark

Inicia Sarah Lark con esta novela la trilogía del Fuego, una nueva saga llena de aventuras, amor, historia y emoción, en la lejana y fascinante Nueva Zelanda.

No sé cómo lo logra esta autora, pero a pesar de repetir fórmula en la estructura de todas sus novelas, y esta es la novena que leo escrita por ella y la cuarta trilogía que comienzo, es una fórmula que no me aburre para nada, todo lo contrario, la lectura de los libros de Sarah Lark siempre me resultan de lo más entretenidos, consiguen relajarme y evadirme de la realidad, y hacerme volar y sentir en el otro lado del mundo…

Arranca nuestra historia en la primera mitad del XIX, concretamente en el año 1837, en dos localizaciones muy alejadas entre sí. Por una parte, nos encontramos en Bahía de Piraki, una estación ballenera situada en la Isla Sur de Nueva Zelanda. Allí conoceremos a la que será una de las protagonistas de nuestra historia, la pequeña Kitten: la niña es hija de una prostituta que pasa las horas completamente alcoholizada, por lo que no se digna a prestarle atención ni a cuidarla en ningún momento. Kitten se ha criado en el pub en el que su madre trabaja, con otras dos prostitutas que son las que se encargan de ella (de aquella manera), y el dueño del loca,l que explota a las mujeres y está contando los días que faltan para que la joven Kitten pueda iniciarse también en el negocio: la niña es una auténtica belleza, por lo que sabe que su virginidad se pagará a precio de oro. Kitten tiene muy claro que no quiere seguir los pasos de las mujeres que la rodean, no sabe nada del mundo pero está segura de que algo mejor que eso puede encontrar, así que decide escaparse del lugar, abandonar un futuro que se prevé más que lamentable e intentar comenzar una nueva vida. Lo que menos se imaginaba cuando dejó su pueblo, era que su destino feliz y tranquilo iba a encontrarlo viviendo con una comunidad maorí, a dónde llega por casualidad pero en la que la adoptan como si fuera una más de sus familias. Allí aprenderá no sólo la lengua de la tribu, que le será realmente útil en su futuro, sino que la filosofía de vida de los maorís impregnada de tolerancia, respeto a las mujeres, a la naturaleza, a los espíritus, llena de sabiduría, de lealtad y de bondad, hará gran mella en ella y se convertirá en una gran mujer llena de buenos valores y con una forma de ver y de afrontar la vida muy moderna para la época que le tocó vivir.

Muy lejos de allí, al otro lado del mundo, conoceremos a la segunda protagonista de nuestra novela: Ida Lange. Ida vive en el pequeño pueblo de Raben Steinfeld, en Meckleburgo, Alemania. Ida es una joven brillante en la escuela, pero su inteligencia en su pueblo no es para nada valorada, todo lo contrario: Ida es mujer, y además pertenece a una comunidad  luterana que roza el fanatismo religioso, por lo que no puede hablar, ni opinar, ni pensar, ni soñar ni desear, así es cómo ha sido criada y educada, y lo que su padre le recuerda cada día:la mujer ha nacido para ser sumisa, para obedecer primero a su padre y luego a su esposo, callar y aguantar todo, sea lo que sea que se le venga encima… Podéis perfectamente imaginaros lo muchísimo que nos hará sufrir este personaje y el millón de veces que desearemos traspasar las páginas del libro para abrirle los ojos y hacerla espabilar y despojarse de todos esos prejuicios, miedos e inseguridades con los que vive la vida. Como decía anteriormente, Ida era la alumna más lista de su clase, un puesto que compartía con el joven Karl Jensch. Entre ellos siempre hubo una atracción especial, pero claro, la familia de Ida ya le ha concertado un matrimonio con un joven al que consideran correcto y de su misma clase social, además, la opinión de Ida como hemos visto no valía para nada ni ella se atrevería nunca a contradecir a su padre. Sin ser extremadamente ricos, los Lange, gozan de una posición económica mucho mejor que la de los Jensch, simples campesinos, por lo que cuando se les pone por delante a algunas familias acomodadas del pequeño pueblo convertirse en grandes señores propietarios de grandes tierras como colonos en Nueva Zelanda, esta pequeña comunidad religiosa no lo duda ni un momento y deciden ponerse en marcha buscando una vida mejor en lejano continente. Pero Karl no quiere perder a su adorada Ida, y tampoco quiere perder la oportunidad de labrarse un futuro mejor en un nuevo país en el que poder comenzar de cero y conseguir una vida mejor que la que le depara en Raben Steinfeld, así que, gracias al destino y en gran parte a la joven Jane Beit, que será también otra de las protagonistas de la novela y que a mí me ha resultado un personaje de lo más divertido, el joven Karl logrará un pasaje en el barco que llevará a esta comunidad alemana a la exótica isla de Nueva Zelanda.

Tras una dura travesía en barco, los colonos alemanes tendrán también serias dificultades y problemas para conseguir las tierras que les habían prometido en su nuevo hogar. Tendrán que convivir con los ingleses, mayoría de colonos en la isla, teniendo que enfrentarse a los dificultades no sólo del idioma sino también de las costumbres, y veremos como en todo momento, los ancianos de la comunidad se niegan a integrarse con otras formas de vida.

Todas estas dificultades de los primeros tiempos van a propiciar el encuentro entre nuestras protagonistas, Ida y Kitten, se volverán completamente inseparables desde el momento en que sus vidas se cruzan, y la joven Jane, aunque con menor protagonismo, será también alguien que formará de alguna manera parte de sus vidas.

El día a día de estos personajes en Nueva Zelanda estará lleno de aventura, de pasión, de amor, de venganza, de lucha, de infelicidad, de impotencia, de historia, de evolución, de cultura, de tradición, de convivencia… Mil y un temas que harán que las más de ochocientas páginas se lean en un suspiro por la magia con la que Sarah Lark consigue atraparnos de lleno en la historia desde la primera página.

Como decía al principio y si ya habéis leído más novelas de esta autora, el estilo y la estructura de la novela es el que encontramos en sus anteriores historias. Quizás, me ha llamado la atención que en esta ocasión la autora profundice más en los personajes masculinos de lo que había hecho en anteriores ocasiones, en las que se veía que daba prioridad siempre a las protagonistas femeninas. Por ejemplo,en esta ocasión el personaje de Karl tiene un carisma y una fuerza que nos conquista desde el primer momento, y si logramos comprender a Ida en algún momento es sólo porque logramos verla a través de los ojos de Karl. Es emocionante ver cómo este joven al que la vida no ha regalado nada se hace así mismo, como tiene la inteligencia suficiente para darse cuenta de la importancia de aprender idiomas,  de qué oficios pueden darle una mejor vida en su nuevo país y buscarse la vida esté dónde esté. Es admirable y a veces poco creíble la paciencia que tiene con Ida, que por mucha cabeza que tenga para ciertas cosas una no se puede comprender que aguante lo que aguanta esta mujer a lo largo de toda la novela, sobre todo una vez que ya no tiene los ojos reprobatorios de su padre tan cerca como para reprocharle todos y cada uno de sus actos.

De las protagonistas femeninas, me quedo con Kitten (Cat), aunque también me voy a desquitar un poco con su personaje en un spoiler que pondré una vez finalizada la reseña, ya que necesito desahogarme al respeto, y con Jane, que me ha hecho reír un montón y a la que sí que he visto como alguien realmente inteligente, no sólo por sus conocimientos sino por cómo los utiliza para vivir la vida que ella que quiere y que le hace feliz.

De nuevo con lo que más he disfrutado ha sido empapándome de la isla: de su historia, de sus tradiciones, de su cultura, de las diferentes formas de vida existentes entre sus colonos (ingleses, franceses, alemanes),de conocer las diferencias que existen entre la isla norte y la isla sur, y sobre todo seguir aprendiendo más y más de la apasionante cultura maorí, que no dejan de asombrarme por lo avanzados y  tolerantes que eran para la época, especialmente en lo que se refiere a respetar y tratar a las mujeres como iguales.

Así que amantes de las aventuras, de la historia, del amor, de las diferentes culturas… no dudéis en sumergiros de nuevo en este emocionante viaje hacia “La estación de las flores en llamas”, porque estoy segura que sus colores, sus sonidos, sus paisajes, sus sabores…lograrán conquistaros.



SPOILER – Leer sólo si se ha leído la novela
He decidido escribir esta especie de spoiler porque necesitaba desahogarme y gritar a los cuatro vientos lo mal que me ha sentado la actitud de Ida y la de Cat tras la violación a la que la somete Ottfried. Estaba encantadísima con la novela, me estaba gustando muchísimo, pero a partir de la violación, de que decidieran seguir viviendo con él y aguantando todo lo que aguantaron, se me puso un nudo en el estómago que me reconcomía por dentro… Podía esperármelo de Ida, ¿pero Cat?¿Cómo no coge el cuchillo y acaba con él a la primera de turno?Y más cuando se van los tres solos, tienen mil y una oportunidades para acabar con la vida de ese animal, y me habría parecido una reacción mucho más acorde con el personaje de Cat que la reacción que tiene de seguir viviendo los tres como si nada hubiera pasado… Sé que la historia está montada así, pero insisto en que fue para mí una reacción poco creíble.

También quiero dejar constancia de un error que encontré en la novela y que me extraña que no se haya corregido : cuando Ida se encuentra con Cat y la rescata con su carro las dos actúan como si nunca antes se hubieran visto y como si no se conocieran , sin embargo, no sólo se habían visto, sino que habían intercambiado incluso algunas palabras en la tienda de los Partridge, cuando Chris lleva a Cat para conseguir algo de ropa para ella tras lograr escapar de la tribu maorí que lo tenía retenido. Creo que no habría alterado para nada la historia reconocer que ya se habían ido antes y estaría mejor solucionar este pequeño error.



Enlaces al resto de las novelas de la autora : 

TRILOGÍA DE LA NUBE BLANCA

"EN EL PAÍS DE LA NUBE BLANCA" http://www.loslibrosyyo.blogspot.com.es/2011/11/en-el-pais-de-la-nube-blanca.html

"EL GRITO DE LA TIERRA" http://www.loslibrosyyo.blogspot.com.es/2013/01/el-grito-de-la-tierra.html

"LA CANCIÓN DE LOS MAORÍES" http://www.loslibrosyyo.blogspot.com.es/2012/03/la-cancion-de-los-maories.html

SAGA CARIBE 

"LA ISLA DE LAS MIL FUENTES"  http://www.loslibrosyyo.blogspot.com.es/2013/04/la-isla-de-las-mil-fuentes.html

"LAS OLAS DEL DESTINO" http://www.loslibrosyyo.blogspot.com.es/2013/12/las-olas-del-destino.html

TRILOGÍA KAURI

"HACIA LOS MARES DE LA LIBERTAD" http://www.loslibrosyyo.blogspot.com.es/2014/08/hacia-los-mares-de-la-libertad.html

"A LA SOMBRA DEL ÁRBOL KAURI" 
http://www.loslibrosyyo.blogspot.com.es/2015/02/a-la-sombra-del-arbol-kauri.html

"LAS LÁGRIMAS DE LA DIOSA MAORÍ"  http://www.loslibrosyyo.blogspot.com.es/2015/05/las-lagrimas-de-la-diosa-maori.html


martes, 2 de febrero de 2016

EL SABOR DE TUS HERIDAS

                     “El sabor de tus heridas” de Victoria Álvarez

Con “El sabor de tus heridas”, Victoria Álvarez cierra la trilogía Dreaming Spires que comenzó con “Tu nombre después de la lluvia” y continuó con “Contra la fuerza del viento”. Si no habéis leído las anteriores novelas, os aconsejo que en vez de seguir con esta reseña, les echéis un vistazo, pues realmente merecen la pena (podéis pinchar en los enlaces de los títulos para saber más sobre ellas.)

Han pasado cuatro años desde que nuestro querido equipo del Dreaming Spires volvió de Nueva Orleáns, y las vidas de nuestros amigos se han distanciado mucho más de lo esperado… Tras el dramático acontecimiento con el que terminó el libro anterior, y si pensábamos que a Oliver no podía sucederle ya nada más terrible, esta nueva novela se inicia con el secuestro de la pequeña Chloé, su hija, lo que desquiciará al poeta de tal manera que moverá cielo y tierra para lograr rescatarla…

Al igual que Oliver, Lionel también está en la ciudad, pero en unas circunstancias penosas en comparación con la vida acomodada de la que disfruta el escritor desde que encontró a su verdadera familia. Lionel está hundido tanto económica como psicológicamente, no ha superado que la señorita Stirling lo abandonara y le rompiera el corazón en la novela anterior, y ahoga su sufrimiento en alcohol, que ingiere de una forma escandalosa. Ha perdido su trabajo y siente que su vida no tiene sentido….Cuando una noche, Theodora, llega a su pensión en unas condiciones lamentables, y le cuenta que el príncipe Konstantin Dragomirásky ha decidido deshacerse de ella para siempre, poniendo a todos sus sicarios a perseguirla hasta que alguno de ellos logre terminar con su vida, Lionel no puede creerse que Stirling haya tenido el valor de presentarse en su casa después de todo lo que le ha hecho…Sin embargo, decide cuidarla esa noche, siente lástima por ella, y por supuesto, sigue enamorado de ella, por mucho que le duela reconocerlo. Pero los hombres del príncipe son mucho más astutos de lo que imaginaban y ya los han localizado : unos encapuchados intentarán acabar con sus vidas en la misma pensión, la pareja conseguirá huir, y se dirigen a la estación para buscar refugio en casa de Alexander : el destino querrá que allí se encuentren con Oliver, y no les lleva mucho tiempo atar los cabos correspondientes para darse cuenta que los encapuchados que secuestraron a la pequeña Chloé y los que acaban de intentar acabar con sus vidas son los mismos : son los sicarios de Konstantin Dragomirásky. Saber que la vida de su hija está en manos del perverso príncipe, hace que se le hiele la sangre...

Los tres se pondrán en marcha hacia casa de Alexander, y de ahí viajarán a París, donde reside Konstantin, y también Veronica, quien se unirá a ellos en esta nueva aventura.

La novela se volverá más coral todavía, ya que entrarán en escena nuevos personajes que serán piezas clave a lo largo de nuestra historia, y que serán ellos mismos también parte de la historia.

Desde París tendrán que viajar a Bohemia (Budapest), y allí tendrán que intentar desenterrar el misterio que lleva siglos encerrado detrás de los Dragomirásky…

¿Lograrán acabar con él de una vez por todas?¿Salvarán la vida de la pequeña Chloé?¿Y las suyas propias?

Una vez más Victoria Álvarez nos hace viajar al peculiar universo que ha creado y que ha situado en los primeros años del siglo XX. Con su exquisita pluma y su deliciosa narrativa, nos sumerge en un ambiente único, y digo único, porque aunque esté impregnado de influencias claramente góticas, el mundo al que nos trasporta la autora en sus novelas es un lugar que indiscutiblemente tiene su nombre y apellido: cualquiera que haya leído toda su obra, distinguiría en cualquier otra novela los colores, formas, aromas y sonidos con los que Victoria acaricia nuestros sentidos.

Pero si bien es cierto que hay muchos puntos en común en las tres novelas, esta se diferencia de las demás en algo fundamental: en esta ocasión el equipo no deberá enfrentarse a la resolución de ningún misterio con toques paranormales (recordemos la banshee y el barco fantasma), en este caso serán ellos mismos los protagonistas de la aventura, serán sus vidas las que corran peligro y el rompecabezas propio del juego detectivesco no formará parte de nuestra historia. Nuestros amigos iniciarán una carrera contrarreloj para rescatar a Chloé y lograr desenmascarar al malvado Konstantin, y principalmente acabar con su vida…

Tendrá también este libro mucho más de paranormal que los anteriores, ya que todo lo relacionado con la historia del príncipe es fantasía pura y dura, no como en los anteriores casos en los que fantasía y realidad iban de la mano para crear un misterio de lo más especial. En este caso, habrá que remontarse varias generaciones atrás para comprender muchas cosas y el demonio jugará un papel de vital importancia en toda la trama. Si tengo que ser sincera, a mí sí que me faltó ese “misterio” para que el libro fuera perfecto. Me encantó por supuesto que quedaran cerradas todas las incógnitas que se nos presentaron en las anteriores novelas, acontecimientos incluso que podrían haber pasado desapercibidos cuando los leímos, la autora vuelve a retomarlo y cobran verdadero sentido, por lo que es de admirar lo magníficamente estructurado que  ha estado el argumento desde el primer momento…pero me habría gustado que hubiera algo más sobre lo que girar además de Konstantin… También hubo en esta ocasión algunos detalles que me parecieron metidos con calzador en exceso, factores sorpresa con los que uno no cuenta y que logran descolar un poco al lector, hechos que suceden y que resultan un poco increíbles… son tres o cuatro acontecimientos, pero que por el conjunto de la novela y en especial de la trilogía el lector logra perfectamente perdonar estos pequeños “deslices” de la autora.

Los personajes vuelven a estar de diez todos ellos, incluso las nuevas incorporaciones cobran vida propia nada más los conocemos. Me gusta cómo terminan las historias personales de cada uno de ellos, la verdad es cómo me lo había imaginado y cómo mejor podría terminar la trilogía.


Amistad, amor, venganza, celos, ambición, deseo, misterio, historia y fantasía son temas que la autora combina con una elegancia mágica, una temática puesta en boca y manos de unos personajes entrañables a los que cuesta decir adiós por mucho que sepamos que serán inolvidables; y todo ello desarrollado en un entorno único, mágico, especial…Son estos los ingredientes que Victoria Álvarez ha sabido elegir a la perfección para crear esta maravilla de trilogía, una trilogía que tanto por su calidad narrativa y estilo como por su argumento, hará las delicias de todo aquel que la lleve a sus manos. “El sabor de tus heridas” es el broche final ideal para todos los seguidores de Dreaming Spires.


viernes, 22 de enero de 2016

EN TIEMPO DE HALCONES

                         “En tiempo de halcones” de Fran Zabaleta


En el Santiago de Compostela de finales de la Edad Media, se respiraba un ambiente tenso y bastante convulso. Nobles, señores e iglesia, luchan, pactan, engañan, y elaboran todo tipo de artimañas con el único fin se seguir manteniendo su poderío a toda costa, sin importar para nada a quien se tenga que traicionar, o incluso matar, si con ello se conseguía mantener su privilegiado estatus.

Nos encontramos en el año 1458, cuando a la pequeña aldea de Moreda, llegan un par de titiriteros que tras ganarse el aplauso y la complicidad del público con sus juegos, bromas y canciones, aprovechan para realizar una pequeña obra de teatro en la que demuestran que no es tan difícil o tan utópico, que el pueblo llano consiga rebelarse contra la asfixiante tiranía a la que se ve sometido por parte de la aristocracia y del clérigo… La representación asusta a muchos, sin embargo, logra encender una chispa de esperanza en el interior del joven Estevo, un humilde chico de campo, hastiado de su condición de siervo y de la dura y difícil situación que le ha tocado vivir a él y a todos los de su clase.

Tras una noche de lo más extraña, en la que se desencadenan todo tipo de sucesos inesperados, Estevo se ve obligado a huir de su pueblo, y se dirige a Santiago de Compostela, con la esperanza de encontrar allí un futuro mejor, y de aguantar al menos un año sin ser descubierto, ya que ése es el tiempo que era necesario para que uno pudiera convertirse en hombre libre.

No pudo haber elegido una época peor para llegar a Compostela : el enfrentamiento entre la nobleza y la iglesia está atravesando uno de sus peores momentos, puesto que el arzobispo Conde Luna, ha decidido ejercer el derecho de pernada con la mujer de un noble, la esposa de Roi Moscoso, lo que ha provocado la ira de todo su clan, quienes a partir de ese momento harán todo lo que esté en su mano, y establecerán todo tipo de alianzas y pactos con aquellos que estén dispuestos a luchar por lograr que Conde Luna abandone la ciudad para no volver jamás : vivo o muerto. Los Moscoso pactarán incluso con nobles de los que antes eran enemigos acérrimos, ya que ahora su posición importa mucho más que las viejas rencillas….

Estevo mientras tanto trata de sobrevivir en las calles de la ciudad, llenas de ladrones, mendigos, pordioseros y demás, debido a la horrible situación a la que se enfrentan las clases más desfavorecidas. Sin embargo, el destino hará que la joven Mencía, hija de un próspero posadero de la ciudad, se apiade de él, tras encontrarlo gravemente herido por haber sido agredido, y decida llevárselo a la posada para cuidarlo hasta que se recupere. Cuando mejora, tiene la enorme suerte de poder empezar a trabajar en la posada, lo que va a cambiar realmente su vida, ya solo por la comida que va a poder llevarse a la boca cada día.

Sin embargo, si la vida de Estevo no se complicara, habría sido una historia demasiado sencilla y demasiado bonita para ser verdad… Todo se complicará gravemente, la ciudad estallará, y no sólo por las luchas entre los halcones, como se conoce a los nobles, sino que en las gentes comenzará a germinar el deseo de crear una hermandad, una “irmandade” formada por gentes de todas las clases sociales que luchan por un mundo más igualitario y mucho más justo, y sobre todo por lograr que los señores feudales pierdan los privilegios que causan tanto daño y tanto dolor a los más humildes y desfavorecidos.

El libro resulta interesante, especialmente para mí, que como gallega y coruñesa, me ha encantado sumergirme en esta historia que transcurre en la localidad de Santiago de Compostela, tan cercana y que tan bien conozco. Como apasionada de la novela histórica, siempre disfruto aprendiendo cosas nuevas sobre otras épocas y empapándome de los aires, ambientes, calles, colores y olores de otros tiempos.

En esta ocasión, tengo que reconocer que aunque la novela está muy bien documentada, esa documentación, en este caso en particular, a mí me ha resultado excesiva. Me explico : me encanta la novela histórica en la que hay una ficción histórica con un contexto histórico magníficamente documentado, pero agradezco que sea la parte de ficción sobre la que recae el principal peso de la novela…. Sin embargo, en la novela de hoy, la historia de Estevo, Mencía, Ramla, Arnau, Martiño….se ve menguada por la relevancia que alcanzan las conversaciones entre nobles e iglesia para organizar sus pactos, sus alianzas, y cómo lograr hacerse con el señoría de Santiago de Compostela…. Estos diálogos entre los nobles a mí me resultaron demasiado densos y también creo que no era necesario profundizar tanto en ellos, pues se habrían podido resumir y la historia se habría comprendido igualmente y habría resultado mucho más amena.

También creo que a la temática se le habría podido sacar mucho más jugo: es decir, las historias de amor que aparecen, podían haberse explotado mucho más; los celos, traiciones, venganzas… que observamos en los personajes de ficción también podrían haber dado mucho más juego…Uno se queda como que hay poca “chicha” fuera o más allá de las intrigas y ardides llevados a cabo por la nobleza, arzobispo y demás tiranos.

Como parte positiva, cabe destacar la excelente recreación y ambientación de la época, especialmente de las aldeas y de los barrios marginales de Santiago, ya que el lector puede hacerse una idea perfecta de las horribles e insalubres condiciones en las que tenían que vivir, y el hambre que pasaban…

Es muy interesante también observar cómo poco a poco, se va germinando en el interior de las gentes esa ilusión, ese deseo de cambiar las cosas, esas ganas de luchar contra las injusticias y abusos a los que eran sometidos, emociona ver cómo el pueblo se va uniendo con una misma ilusión y con una misma esperanza.


Así que si os apetece pasar unos días entre 1458 y 1460 en la convulsa Compostela, y profundizar en lo que se cocía en los corazones de aquellos “irmandiños”, Fran Zabaleta con una prosa ágil, directa y un estilo bastante entretenido, os dará una excelente lección de historia sobre la época.


jueves, 24 de diciembre de 2015

EL ÚLTIMO ADIÓS

                              “El último adiós” de Kate Morton

En Junio de 1933 la familia Edevane se prepara para la celebración de la fiesta del solsticio que tendrá lugar en su fabulosa casa de verano situada junto al lago en Cornualles, un acontecimiento de lo más especial y esperado por grandes y pequeños. En aquellos días, Alice Edevane, la segunda de los cuatro hijos del matrimonio formado por Eleanor y Anthony, vivía literalmente en las nubes, ya que a sus 16 años, acababa de enamorarse por primera vez y además, estaba a punto de conseguir terminar su primera novela, algo que ansiaba desde que era niña. No obstante, la felicidad que envolvía a todos los miembros de la familia aquel caluroso día de verano, estaba a punto de desvanecerse y de cambiar sus vidas para siempre: por la mañana temprano, la familia habrá perdido a su hijo Theo, un bebé de apenas 11 meses que acababa de aprender a caminar… El pequeño fue visto por última vez la noche de la fiesta cuando fue llevado por su niñera a su dormitorio, sin embargo, esta mañana, la cuna estaba vacía… ¿Dónde está Theo?¿Se habrá escapado por propia voluntad y se habrá perdido?¿Habrá muerto ahogado en el lago?¿Lo habrán secuestrado?¿Quién se lo habrá llevado? Todos detallan cuidadosamente los movimientos que realizaron durante la noche para poder ayudar en la investigación y poder dar alguna pista de vital importancia que ayude a encontrar al pequeño : se organizan partidas de búsqueda, se interroga a la familia, invitados, servicio… pero nadie parece haber visto nada ni nadie parece estar ocultando información que pudiera resultar de interés, todo lo contrario, lo único que la policía observa es una familia completamente rota por el dolor de haber perdido a alguien tan querido… Solamente el lector es capaz de entrar en el pensamiento más íntimo de Alice y darse cuenta de que Alice sabe algo, de que Alice calla algo, algo que le hará sentirse culpable el resto de su vida…

En el año 2003 la policía Sadie Sparrow, se ve obligada a cogerse unas vacaciones forzosas, tras un caso realmente complicado, en el que se involucró demasiado sentimentalmente, una implicación que puede llegar a perjudicar para siempre su carrera en el cuerpo. Para alejarse de todos los problemas que tiene en Londres, decide irse a Cornualles con su abuelo Bertie, abuelo que es como un padre para ella, pues fue quien la crió, junto con Ruth su abuela. Cuando Ruth murió, Bertie decidió huir de Londres y de todo lo que le recordaba al amor de su vida, y decidió refugiarse en Cornualles, en sus bellos bosques y en sus hermosos lagos. Sadie disfruta saliendo a correr por el bosque cada mañana, y en uno de sus paseos, encuentra una casa abandonada, Loeanneth, la casa del lago…una propiedad que a pesar de su deterioro conserva todavía su majestuosidad y emana magia desde cada ángulo que se la observe. Sadie no puede evitar que su instinto policial sienta fascinación por esa casa y por averiguar qué ha llevado a que una propiedad de esas características se encuentre en ese estado. Cuando descubre que la familia Edevane vivía allí felizmente hasta que la desaparición del pequeño de la familia les hizo alejarse del lugar para no regresar jamás, sabe que tiene que intentar averiguar más sobre el caso: cuando un policía local ya jubilado le cuenta que el caso sigue sin resolver, la joven Sparrow no duda ni un momento en intentar remover el pasado para poder descubrir, setenta años después, qué sucedió aquella fatídica noche de verano de 1933.

Por suerte, sobre todo para Sadie, Alice Edevane todavía está viva, tiene 86 años, vive en Londres y es una novelista de éxito, sus libros de misterio protagonizados por un detective de lo más peculiar llevan años haciendo las delicias de los aficionados al género. Sabe que no le será fácil llegar a ella, y mucho menos remover un pasado doloroso que quizás haya preferido olvidar, pero quizás, el paso del tiempo, le haya dado el valor suficiente para recordar con más detalle qué sucedió aquella noche…¿Accederá Alice a colaborar con Sadie Sparrow?¿Decidirá que es hora ya de intentar encontrar la clave a un misterio que la lleva atormentando más de setenta años?

Volvemos a encontrar en esta nueva novela de Kate Morton la fórmula de la doble línea temporal a la que la autora nos tiene acostumbrados. Dos historias narradas en dos tiempos distintos, 1933 y 2003 en este caso, pasado y presente que se complementan y beben el uno del otro para estructurar el argumento, darle forma y llegar a la conclusión final. A mí particularmente, la historia que transcurre en el pasado me resultó mucho más emocionante que la del presente: conocer a la familia Edevane ha sido una auténtica delicia,la manera en que perfila a cada uno de los miembros de la familia es simplemente genial, todos los personajes que aparecen en el pasado están tan bien trabajados, tan bien pensados, son tan especiales y trasmiten tanto, que uno logra empatizar con ellos nada más conocerlos. Los Edevane son la familia ideal , ellos enamoradísimos desde que se conocieron, un auténtico flechazo, sus tres niñas completamente encantadoras y el pequeño Theo, qué decir del pequeño Theo, si todos beben los vientos por él… La ambientación también es magistral : la manera en que Kate Morton nos traslada a la campiña inglesa en los años 30 es totalmente evocadora y nos hace pensar en muchos de los clásicos que transcurren en aquella época. Se ve que la autora se ha empapado de la literatura de aquellos días y disfruta rindiéndole homenaje en sus novelas.

Lo que más me ha gustado del libro es sin ninguna duda la manera en la que la autora complica toda la historia cuando uno lleva ya unas 120 páginas en las que apenas ha disfrutado (sí, tengo que reconocer que el libro no logró engancharme al principio, que me costó meterme en la historia, pero una vez llegados a este punto, ¡madre mía! No pude dejar de leer…lo tuve que terminar del tirón). Qué manera de engañar al lector desde el principio,y no una, ni dos, ni tres veces… Qué giros completamente inesperados, qué vueltas de tuerca consigue introducir en la trama logrando dejar al lector completamente boquiabierto y alucinado… Cómo algo que parecía tan simple, tan plano, puede lograr convertirse en algo tan enrevesado, ¡pero qué bien enrevesado! La verdad es que lo único que podía hacer era pasar página tras página para seguir descubriendo los increíbles misterios y secretos que encerraba Loeanneth y la familia que la habitaba en aquel verano del 33…. Y es que para qué negarlo, además de estar disfrutando de una trama magníficamente elaborada, una tiene que reconocer que la magia del lugar y de la época en la que transcurre nuestra historia, logra traspasar las páginas y contagiar al lector con ese toque mágico y especial de aquellos días y aquella fascinante propiedad y sus alrededores.

Por supuesto, en esta ocasión, Kate Morton continúa siendo completamente fiel a su estilo narrativo : una prosa cuidada y muy descriptiva, un lenguaje rico y natural, y una capacidad asombrosa de hacer viajar al lector en el tiempo. Tengo que reconocer de todas formas, que a pesar de disfrutar muchísimo con la forma en la que escribe la autora, ha habido partes del libro, sobre todo al principio, en las que he notado que la autora abusaba de la descripción o de párrafos demasiado largos que bien podría haber evitado para que la lectura del comienzo no se hiciera pesada, sin embargo es un “pero”, que va desapareciendo a medida que avanzamos en nuestra lectura.

Llegados a este punto, otro punto negativo que me gustaría mencionar ha sido la forma en la que la autora resuelve el final, pero el “final,final” (los que lo habéis leído me entenderéis a qué me refiero), creo que ha sido demasiado “perfecto” cerrar la historia de esa manera, y  además era algo completamente innecesario y perfectamente evitable.

En resumen, sólo me queda decir, que una vez más, y por quinta ya, he disfrutado de nuevo con una novela de Kate Morton. Me encanta la manera en la que logra combinar dos historias que transcurren en dos épocas diferentes, me encantan los misterios y secretos familiares que nos cuenta y la manera en la que logra atraparnos con ellos, me encanta cómo la temática de la guerra se incluye en todas sus novelas y logra darles un toque trágico- nostálgico que resulta realmente cautivador, me encantan sus personajes, especialmente los femeninos, y lo bien trabajados y perfilados que están en esta novela, y me encanta la exquisita ambientación que logra traspasar las páginas del libro para soplarnos literalmente en la cara con vientos propios de los años 30.

Una historia que aunque en un principio no logró conquistarme, terminó haciéndome devorar la novela en un abrir y cerrar de ojos. Una verdadera genialidad la manera en la que la autora complica toda la trama ha hecho que “El último adiós” sea para mí un , espero, hasta muy pronto Kate Morton, pues será una auténtica delicia volver a tener una de tus novelas en mis manos de nuevo.


Dejo los enlaces a las demás novelas de Kate Morton que están reseñadas en el blog :




lunes, 30 de noviembre de 2015

NI LO VES, NI LO VERÁS

                             “Ni lo ves, ni lo verás” de M.J. Arlidge

Segunda entrega de la serie protagonizada por la inspectora de policía Helen Grace, que este nuevo autor comenzó con “Tú te vas, tú te quedas”. El descubrimiento de este escritor, ha sido para mí todo un soplo de aire fresco dentro de este género al que soy tan aficionada, y una vez más ha logrado cautivarme por completo, tanto con su narrativa como con la investigación policial que nos presenta.

En la historia de hoy, un hombre de mediana edad es encontrado brutalmente asesinado en una zona marginal de la ciudad; lo que más sorprende de la brutalidad del asesinato, es que le han extirpado el corazón de su pecho, y lo más duro de todo, será que su familia, recibirá en su domicilio dentro de una caja el corazón de su amado esposo y padre. Esta primera víctima era un hombre muy religioso, muy involucrado con las labores de su iglesia, por lo que sorprende enormemente que su cadáver fuera encontrado en una zona muy frecuentada por prostitutas baratas, aunque todo parece indicar que el hombre, fue atacado mientras disfrutaba de los servicios de una de las chicas.

Al poco tiempo de encontrar el primer cadáver, otro asesinato de características muy similares tiene lugar. Un hombre joven,casado y con un bebé, también es brutalmente asesinado en una zona frecuentada por prostitutas, su corazón ha sido extraído de su pecho, y lo han enviado en una caja a su jefe, en las oficinas en las que trabajaba…

Helen Grace no duda ni por un momento, que de nuevo tendrá que enfrentarse a una peligrosa asesina en serie, todo lleva a pensar que la asesina tiene como objetivos a hombres casados que utilizan los servicios de las prostitutas…Y no se equivoca, estos dos hombres sólo serán los primeros de unos cuantos con los que la macabra prostituta está dispuesta a acabar… ¿Qué puede haber llevado a esta mujer a cometer estos atroces asesinatos?¿Qué pistas seguir para detenerla?¿Cómo logrará Helen y su equipo  ingeniárselas para lograr pararle los pies?

Helen sabe que está ante un caso realmente complicado y difícil, además, el trauma sufrido en la novela anterior la ha dejado bastante tocada tanto a ella como a otros miembros del equipo, por lo que para todos, enfrentarse de nuevo a un caso de esta magnitud, va a ser una verdadera prueba de fuego.

Nos encontramos con una Helen todavía fría, distante y compleja, como en la anterior novela, sin embargo, notamos cómo algo dentro de ella está intentando romperse para ser más humana y más sensible, se ha abierto un pequeño agujero en ella  que nos permite acercarnos más a su interior y también comprobar, que ella, por mucho que le cueste demostrarlo, también tiene y siente la necesidad de acercarse a los demás, aunque le cueste un mundo intentarlo.

En esta segundo historia, el autor profundiza muchísimo más en los personajes, sobre todo en los miembros del equipo policial, a los que nos acercamos a su vida personal para conocerlos más a fondo y ver cómo las circunstancias personales de cada uno repercuten en su vida profesional. Esta aproximación nos ayuda a adentrarnos mucho mejor en la historia, y a que los personajes del libro tengan mucho más peso, más fuerza y nos lleguen muchísimo más al resultar mucho más humanos.

Creo que el tema de los personajes, tanto protagonistas, como secundarios, como antagonistas (asesina y Emilia la periodista insoportable y sin escrúpulos) , han sido elaborados y perfilados con gran maestría : logran conmover, enfadar, indignar, entristecer… nos despiertan toda clase de sentimientos de lo más variado, que hacen que nos sumerjamos en la historia con los cinco sentidos y la disfrutemos al máximo. Para mí el personaje de Helen Grace, ha sido más que un acierto, es una mujer policía que se sale completamente de lo común, con esa fortaleza, esa inteligencia para su trabajo, y esa inseguridad y esos traumas que arrastra por la complicada infancia que le tocó vivir, hacen de ella una protagonista de lo más diferente y carismática, a la que se admira y por la que se siente pena a partes iguales.

El ritmo de la novela vuelve a ser completamente vertiginoso y trepidante. El autor, vuelve a utilizar capítulos cortos para crear en el lector una necesidad de no poder parar de leer que causa verdadera emoción… Toda la tensión contenida en cada capítulo, nos deja sin aliento, deseando devorar el siguiente para poder saber más y más sobre el caso y sobre nuestra asesina… Me encanta la prosa y el estilo narrativo de M.J. Arlidge, es un estilo rápido, vital, lleno de energía, de movimiento, que logra tenernos en un sin vivir página tras página por la fantástica maña que tiene para envolver al lector y engancharlo por completo en su historia. Arlidge juega con sus lectores, nos hace creer que sabemos quién es el asesino, pero se guarda ases en la manga para dar giros inesperados y llevarnos a un final de infarto, en el que logrará dejarnos completamente boquiabiertos con la explicación final, un final que alivia y apena a la vez, ya que nos hace reflexionar sobre la naturaleza de algunos asesinos…

Si bien el argumento no es tan impactante e inolvidable como el caso de “Tú te vas, tú tequedas”, la trama policial es igual de apasionante y está igual de bien elaborada, y en lo que ha mejorado en mi opinión es en calidad literaria y en la creación de personajes, aspectos en los que en esta novela el autor se muestra mucho más maduro.


Sólo me queda recomendaros nuevamente que conozcáis a este autor si no lo habéis leído todavía, y para los que ya habéis disfrutado del primer caso de Helen Grace, deciros que este segundo libro  “Ni lo ves, ni lo verás” porque no durará en tus manos más de un suspiro, ya que no serás capaz de parar de leerlo.


martes, 10 de noviembre de 2015

DIAMANTE AZUL

         “Diamante azul” de Care Santos

En “Diamante azul” Care Santos nos relata la historia de una saga familiar que la autora conoce muy, pero que muy bien, puesto que es la historia de su propia familia.

En ella, nos remontamos hasta el siglo XVIII para conocer los orígenes de los Pujolar, unos orígenes ya de por sí cargados de intrigas y muertes misteriosas, y que harán las delicias de los lectores aficionados al género de sagas familiares.

Aunque en la novela viajamos varias generaciones atrás para entender la mayor parte de los secretos que nos acompañarán a lo largo de la novela, lo cierto es que el libro girará, al menos para mí, en torno a tres personajes principalmente : En la primera parte de la novela, será Teresa Pujolá, que es la abuela de Care Santos, quien lleva el mayor peso de la novela, un personaje que me encantó por su fuerza, su manera de afrontar la vida, su pasión y sobre todo, por la forma en la que decide romper con todo y con todos para vivir la vida que ella quiere vivir. Una joven con unas ideas y unos ideales muy avanzados para la época, una seguridad en sí misma que traspasaba las páginas del libro, y una vitalidad y un carisma que nos hacen pensar que si nos hubiéramos encontrado alguna vez en la vida con esta mujer, sería de esas personas que es difícil de olvidar e imposible no admirar. Acompañaremos a Teresa principalmente en sus años de juventud que transcurrieron durante el primer cuarto del siglo XX, sufriremos con ella por tener que tragarse las ganas y las ansias de dirigir un negocio para el que está más que capacitada, pero que le está completamente prohibido por el hecho de ser mujer, viviremos también su enamoramiento con el que será el hombre de su vida, presenciaremos los constantes enfrentamientos con su madre, una mujer que más malvada y retrógrada no podía ser, pero lo que sí que disfrutaremos será contemplando cómo esta mujer decide tomar las riendas de su vida y hacer lo que simplemente le hace feliz, sin importarle en absoluto el qué dirán, lo que tiene un enorme mérito habiendo vivido la época en la que le ha tocado vivir.

Silvestre Pujolar, el abuelo de Teresa, será también una parte clave de nuestro relato, ya que es él quien decide mudarse con toda la familia a Mataró buscando una vida mejor. Al llegar a Mataró, en la segunda mitad del siglo XIX ,abre una tintorería que le deparará un enorme éxito, tanto a él como a toda su familia, quienes gozarán en todo momento de una posición económica más que acomodada. De la mano de Silvestre y sus descendientes, conoceremos minuciosamente los entresijos de un oficio tan interesante como el de tintorero, del que tampoco había leído demasiado con anterioridad, lo que resultó todavía más emocionante para mí, ya que siempre disfruto aprendiendo cosas nuevas. La segunda mitad del libro, se centrará principalmente en el pasado, teniendo a Silvestre y en especial, a Teresa Marqués, su segunda esposa, como protagonistas. La historia de amor entre Silvestre y Teresa es realmente hermosa también, y Teresa también se caracteriza por ser una mujer muy avanzada para su época. Con una ávida sed de aprendizaje y de cultura, de la que ella al principio apenas es consciente, se va sumergiendo poco a poco, y gracias a su amor por la lectura, en círculos intelectuales que la llenarán plenamente y en los que se dará cuenta que llevaba años siendo “sufragista, republicana y agnóstica” en su corazón, y que ahora por fin puede poner nombres a todos esos sentimientos que le ardían en su fuero interno. No hace falta decir cuantísimo me gustó el personaje de Teresa Marqués, y la lástima que sentí por ella en sus últimos días….

Me encantó también el toque esotérico de ese misteriosos reloj de pared que acompañó a la familia generación tras generación, y que macabramente anuncia cada muerte que va a tener lugar en la familia, tocando diferente dependiendo si el difunto será niño, hombre de mediana edad o anciano… Aunque bien es cierto que sólo de pensar en convivir con un reloj de esas características hace que se me pongan los pelos de punta….

Además de retratar detalladamente la historia de su familia, Care Santos hace también un cuidado y preciso retrato de la época en la que vivieron sus antepasados, por lo que el lector, gracias a la cuidada ambientación, es perfectamente capaz de visualizar los escenarios propios de aquellos tiempos. Uno se traslada al Mataró de la segunda mitad del XIX y de principios del XX, y se empapa de sus olores, de sus salones, de sus pianos, de sus coches de época, de las primeras huelgas, de los primeros sindicalistas, de las beatas, de las marcadas diferencias sociales que golpeaban con fuerza a los más desfavorecidos, de aquellas primeras salas de cine que causaron auténtico furor…en definitiva, un retrato económico y social completamente necesario para entender y encuadrar mejor las vidas y vivencias de los Pujolar en aquellos tiempos.

La estructura de la novela me ha parecido muy original, ya que la autora nos presenta la historia en capítulos bastante cortos y que no transcurren lineales en el tiempo, todo lo contrario, la autora salta del 1927, al 1905 como al 1853 para volver al 1920, pero lo hace de una manera inteligente y cuidada que para nada trastoca al lector ni su lectura.

Así que, si disfrutáis con la prosa y el estilo de Care Santos, y os encanta sumergiros en las sagas familares llenas de secretos inconfesables, intrigas, amores apasionados, venganzas, traiciones… entonces estoy segura de que la nueva novela de la autora estará a la altura de vuestras expectativas. A mí me ha resultado de lo más entretenida.

Os dejo los enlaces a otras novelas de la autora que también tenéis reseñadas en el blog :




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...