domingo, 1 de abril de 2018

LA CIUDAD DE LA LLUVIA

                             La ciudad de la lluvia de Alfonso del Río

Esta es la historia de cómo empezar a ojear un libro del que no tienes ninguna referencia y leerte 200 páginas del tirón, sin apenas darte cuenta del tiempo que le has dedicado, por lo entretenidísima que has estado.

Nada más abrir el libro, me encontré con una vieja fotografía, en la que tres hombres y un niño en primer plano, sonríen a la cámara. Detrás de ellos, un antiguo avión y un hombre de espaldas que lo observa, parece que, con detenimiento.

Me encantan las historias en las que viejas fotografías esconden grandes secretos y misterios del pasado, así que, con la foto en las manos, me sumergí ilusionada en las páginas de esta, ya os adelanto, magnífica novela.




Estamos ante una novela de estructura compleja y de cuyo argumento tampoco se puede desvelar demasiado para que se pueda disfrutar en condiciones.

Son dos tiempos, principalmente, los que nos vamos a encontrar en el libro, y serán tres las tramas que lleven el peso del argumento.

Berlín, año 1941. Un misterioso hombre al que todos conocen como El Extranjero, está intentando venderles una nueva máquina de lenguaje encriptado a los nazis. Si logra convencerles de que esta máquina es mucho mejor que Enigma, sabe que logrará hacerse con una inmensa fortuna. Su objetivo es conseguir ese dinero sí o sí, y para ello, hará todo lo que sea necesario.

Bilbao, año 1983. Conocemos a Alain Lara, jugador promesa del Athletic, y a su abuelo, Rodrigo Lezo, que lo es todo para él. Alain y Rodrigo, no pueden estar más unidos, así que el día que Rodrigo desaparece y muere en las más extrañas circunstancias, Alain moverá cielo y tierra para averiguar lo que le ha pasado. Será Alain, el que encuentre la foto de la que os hablaba al principio, y se sorprenda al descubrir que, otro de los hombres que aparece en la imagen, y del que no tenía ni idea de que su abuelo conocía, es un acaudalado y célebre empresario de Bilbao, Ignacio Aberasturi, quien, casualmente, también acaba de morir de forma inesperada.

Alain decide ponerse en contacto con María, hija del empresario, para averiguar la relación que existía entre su abuelo y el padre de ella, y para intentar descubrir, si las repentinas muertes de ambos hombres han sido una simple casualidad o es que alguien ha decidido acabar con sus vidas.

Cuando tras hablar con María, aparecen nuevas piezas en el puzle que aportan claras pruebas a sus sospechas iniciales, empezarán juntos una trepidante investigación en las que averiguarán qué relación había entre Rodrigo Lezo e Ignacio Aberasturi, pero también, qué relación tenían estos dos hombres con el Berlín nazi, una relación que les hará descubrir hechos que nunca hubieran imaginado y que, en realidad, casi preferirían no haber descubierto.

La tercera parte de la trama se desarrolla también en Bilbao, en 1983, y está narrada en primera persona a modo de diario o de memorias, por el abogado bilbaíno David Schaffer. David Shaffer se nos presenta como un abogado de unos cuarenta años, y David, no es un simple abogado, sino que es uno de los mejores abogados del mundo, tal y como él nos cuenta. David está a punto de contarnos la historia de su vida, porque David, sin saber todavía el por qué, ha tenido que ocultarse en un extraño escondrijo porque hay una cosa de la que está completamente seguro: está a punto de morir, alguien está a punto de terminar con su vida, y él no quiere morir sin dejar antes escrita su historia.

¿Qué relación existe entre los personajes que hallamos en cada una de las tramas? ¿Quiénes son las personas que aparecen en esa fotografía?¿Qué relación puede haber existido entre ellas?

Hacía mucho que no me encontraba con una novela tan genuina, tan diferente a lo que encontramos últimamente. Una novela compleja, con un argumento y una estructura de lo más original, que a pesar de la dificultad que la idea podía entrañar, tiene como resultado, sin embargo, una lectura de lo más ágil y entretenida, una lectura de esas que estamos deseando llegar a casa para poder volver a ponernos con el libro, una lectura de esas que sabemos que le vamos a robar horas al sueño, porque tenemos que llegar al final sí o sí.

Me ha gustado mucho la ambientación de la novela, tanto el Bilbao de los años 80, como el Berlín de los años 40. Me ha sucedido algo que me ha encantado y me ha parecido sorprendente que el autor haya conseguido provocar este efecto en mí, y es que, en la parte que transcurre en Berlín, mi cerebro cambiaba automáticamente al blanco y negro, y todas las escenas de esta parte de la trama, las he vivido como si de Casablanca o alguna otra peli de la época se tratara: esto me demuestra lo fantásticamente bien ambientada que está la historia y lo mucho que yo me sumergí en ella. 

El mundo del fútbol, de los espías en la época nazi, de la abogacía, de los empresarios de alto nivel, se unen en esta novela de una manera impecable, y os garantizo que, por muy extraño que al principio pueda parecer meter en la misma historia todos los ingredientes mencionados de esta novela, la receta final, es propia de una estrella Michelin.

Magnífica también ha sido la forma en la que el autor ha creado a sus personajes: son cercanos, palpables, reales desde el primer momento, son ellos los que nos hacen sumergirnos con tanta intensidad y tanto realismo en la trama, los que nos hacen vivir con emoción la historia desde la primera página y nos envuelven en una carrera de obstáculos de ritmo vertiginoso hasta el final. Me han encantado todos y cada uno de ellos, los buenos y los malos, porque todos ellos son intensos, atípicos, y claros ejemplos de muchas de las virtudes y defectos de todo ser humano. En relación a esto, tengo que destacar, cómo el autor nos acerca al “yo” más íntimo de sus personajes de una forma de lo más original y sorprendente, ya que, al inicio de cada capítulo, el autor escribe citas, pero no citas de otros libros o de gente importante, citas de los propios personajes de su novela que aportan un halo de intimismo a la historia.

En resumen, y por todo lo dicho anteriormente, creo que no cabe duda que esta ha sido una novela que he disfrutado muchísimo, tanto por la trama y la originalidad de su estructura, como por los personajes que dan vida a esta fantástica historia. Ya sólo me queda invitaros a disfrutar caminando, corriendo, escapando y ocultándoos por esta, La ciudad de la lluvia, pero sin paraguas, porque esta historia, es de la que se disfrutan empapándose al máximo de ella.



4 comentarios:

  1. Cada vez le tengo más ganas a esta novela, porque no dejo de leer reseñas positivas y entusiastas como la tuya.
    Un beso ,)

    ResponderEliminar
  2. Por lo que cuentas, sé que tengo que leerla sí o sí.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mi me ha gustado un montón y no me cansaré de recomendarla. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Así como la cuentas es imposible no querer leerla!!, Me la anoto!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...