lunes, 14 de agosto de 2017

EL INVIERNO EN TU ROSTRO

                           El invierno en tu rostro de Carla Montero

Me resulta difícil resistirme a una portada bonita, y si además, esa sugerente portada va acompañada de un argumento que transcurre en época de la Guerra Civil Española y de la II Guerra Mundial, entonces ya prácticamente estoy contando los segundos que faltan para poder sumergirme en esa novela. Siento debilidad por la novela histórica, en concreto, por la que transcurre o durante la Edad Media o en tiempos de los conflictos bélicos que acabo de mencionar; si hay a mayores una buena historia de amor de fondo, ya prácticamente tengo los ingredientes necesarios para disfrutar al máximo… Esta novela prometía, y mucho, sin embargo, no ha sido todo lo maravillosa que esperaba…

Los protagonistas indiscutibles de esta historia son Lena y Guillén, dos hermanastros a los que conocemos en el año 1927, cuando son simplemente unos críos que viven y disfrutan de su tranquila vida, en una pequeña aldea de las montañas asturianas. La unión entre los hermanastros, siempre ha sido de lo más especial, por lo que cuando un inesperado y fortuito acontecimiento, conduce a Guillén a vivir en Francia, sus vidas cambiarán para siempre y sus destinos discurrirán desde ese momento por vías paralelas que parecen no querer, o no poder, cruzarse jamás…

A partir de esa momento, acompañaremos a lo largo de toda la novela a Lena y a Guillén, que vivirán con intensidad y desde primera línea, prácticamente todos los conflictos que sacudieron a España y a Europa en los años que van desde la situación previa a nuestra Guerra Civil,hasta los difíciles años que duró el conflicto, pasando por el estallido de la II Guerra Mundial en diferentes puntos de Europa, la terrible situación del gueto de Varsovia, la situación en el protectorado español de Tánger y por supuesto la posguerra en nuestro país… Eso sí, Lena y Guillén vivirán todos los conflictos desde bandos opuestos: ella, como enfermera a favor del bando nacional (los partidarios de Franco),y posteriormente, como enfermera de la División Azul; él, comunista convencido, luchando tanto en España como en Europa por conseguir un futuro mejor para los que han nacido en las más humildes condiciones.

La novela está dividida en tres partes, siendo la primera la que indiscutiblemente he disfrutado más de las tres. En esta primera parte, vemos crecer a Lena y a Guillén, crecer, madurar e ir formándose en los valores que, poco a poco, marcarán sus destinos. Es esta parte la que, en mi opinión,transcurre de forma más dinámica y está narrada con más encanto y de forma más cautivadora. Todavía se están germinando tanto en España como en Francia los hechos que en breve iban a cambiar el mundo para convertirlo en un lugar siniestro, lleno de dolor, de injusticia y de sufrimiento. La segunda parte, ya no me gustó tanto, debido a que los hechos históricos estaban narrados de una forma que me resultó demasiado densa, a pesar de que soy una apasionada de la historia. En mi humilde opinión, y a pesar de haber perfilado unos buenos personajes tanto principales como secundarios, la autora no ha sabido aprovechar la ficción histórica todo lo bien que podría para hacer que, todo el excelente y exhaustivo trabajo de documentación histórica que se ve que ha realizado, resulte todo lo atractivo que podría haber sido para el lector. La conexión entre ficción y realidad ha sido buena, pero no mágica, no intensa, no con toda la emoción que yo esperaba encontrar… Ha hecho un magnífico resumen de todo lo que sucedió en España y en Europa en esos años, pero si ya has leído mucho sobre el tema, y la teoría la conoces, a mí, que no me canso de leer sobre este período, necesito que me sorprendan con la ficción histórica con la que el autor decide entretejer la trama, y a partir de la segunda parte de la novela, en mi caso, ya empezó a faltarme ese “algo” especial. La tercera parte, fue la que menos me gustó de todas: todo demasiado deprisa, todo demasiado en el aire, como queriendo meter demasiados hechos demasiado rápido y sin profundizar, y una novela de este calibre se merecía un final apoteósico de los que te dejan llorando por las esquinas un buen rato, porque ingredientes para ello tenía de sobra, y aunque yo soy una auténtica llorona, no consiguió arrancarme ni una sola lágrima…

En cuanto a los personajes, pues tampoco he tenido buena conexión con ellos en muchos aspectos y ha habido características de ellos, especialmente de Lena, que no me han gustado nada de nada. En primer lugar no he entendido ni conectado con ninguna de las historias de amor que tienen lugar en la novela: me apetecía disfrutar de una historia de amor de las que te hacen suspirar (aunque te hagan sufrir también), pero no ha sido el caso… No he entendido su forma de amar, me ha parecido extraña,fría, superficial y difícil de comprender, al ser los protagonistas capaces de enamorarse con tanta facilidad o de caer rendidos ante los encantos de diferentes personajes que van apareciendo a lo largo de la novela. Quizás, si desde un principio, no me hubiera imaginado en mi cabeza que estaba a punto de sumergirme en una emotiva historia de amor, entonces mis impresiones habrían sido muy diferentes, pero es que lo que yo estuve esperando a lo largo de todo el libro, nunca llegó, y por eso a mí en esta ocasión, la historia no me “llegó” como deseaba. Otro aspecto que no me ha gustado ha sido la imagen que se le da a Lena de súper mujer en la novela : todas las cualidades que se le atribuyen en el libro, la hacen parecer irreal y eso perjudica el hecho de poder encariñarte con ella : Lena es inteligente, cariñosa, trabajadora incansable, valiente, decidida, imparable, tenaz, tan bella que todos los hombres que se cruzan en su camino se enamoran perdidamente de ella (todos, todos, todos!) y ella es tan buena que parece que le cuesta decir que no a tanto halago que recibe… No sé, su perfección me hizo percibirla mucho más fría y distante de lo que el personaje en sí debería ser… Y mira que a mí me gustan las novelas protagonizadas por increíbles mujeres, pero en esta ocasión, no logramos conectar me habría gustado

Y entonces me preguntaréis si me ha parecido una mala novela, y yo os tengo que decir que para nada: es una buena novela, muy bien documentada, y muy interesante por todo el recorrido histórico que hace de unos años tan dramáticos de nuestra historia reciente. Insisto en que, si no hubiera leído tanto sobre el tema con antelación, y si no hubiera esperado una historia de amor intensa (pero intensa de verdad, como la de Jack y Aliena, o Tatiana y Alexander, o Jamie y Claire…), entonces quizás mi opinión sobre el libro habría sido muy diferente, pero es que me esperaba muchísimo más de un libro de estas características que tenía todo para triunfar…

Es una novela ambiciosa y se ve que la autora ha tenido que trabajar mucho y duro para documentarse para ella, pero quizás, esa “ambición” la llevó a querer incluir demasiados datos, demasiados nombres, demasiados acontecimientos, demasiadas coincidencias para ser vividas por sólo dos personajes: a veces resulta muy poco creíble que los protagonistas pudieran estar en todos los puntos álgidos de los conflictos que sacudieron Europa durante esos años, quizás, habría resultado más cercano, más verosímil, suprimir alguno de ellos… Pero esta sólo es mi humilde opinión…

Y diréis que parece que la novela no tiene nada bueno, y no quiero que me malinterpretéis, porque lo tiene y mucho: ya sólo el hecho de poder revivir y recordar los acontecimientos narrados es una auténtica delicia para los que nos interesa esta época histórica, además, a lo largo de la novela se profundiza siempre en la visión del conflicto desde los diferentes bandos: republicanos/ nacionales, nazis/aliados, polacos/alemanes, americanos/rusos…  y además, hay personajes secundarios cuyas vidas resultan de lo más emocionantes y que uno disfruta mucho leyendo sobre ellos y aprendiendo a la vez, porque eso es lo bueno de las novelas históricas, que por mucho que se haya leído uno nunca deja de aprender y de enriquecerse con nuevos datos sobre la época.


En resumen, El invierno en tu rostro no ha conseguido emocionarme como esperaba ni ha sido la mejor novela histórica sobre la época que he leído, pero si no habéis leído mucho sobre el tema y no buscáis una historia de amor de las que dejan sin respiración, entonces es una novela entretenida y especialmente enriquecedora por todos los datos y hechos históricos que aporta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...